Ante una emergencia es vital que todos los colaboradores tengan claridad sobre qué acciones y procedimientos se deben seguir. Compartimos 5 consejos sencillos para que pueda crear un plan de emergencia para su empresa.


Los planes de emergencia permiten ordenar las acciones que cada persona debe realizar cuando se genera un siniestro. De esta manera, será más seguro y sencillo actuar de modo correcto, evitando que la situación sea más grave para todos.


Analice las amenazas y riesgos


  • Se debe observar y analizar el edificio donde funciona la organización, tanto a nivel externo como interno. De esta forma, se podrán identificar los elementos que podrían generar riesgos adicionales en el caso de una emergencia. Para una correcta evaluación es necesario:

  • Revisar el entorno en el que se ubica el lugar de trabajo. Si en los alrededores hay postes eléctricos, depósitos de materiales peligrosos u otros elementos de riesgo, estos podrían inflamarse o caer sobre los trabajadores en caso de evacuación.

  • Considerar la distancia entre los servicios de emergencia y la organización. Conocerla facilitará la estimación de los tiempos de respuesta y traslado hasta el lugar del siniestro.

  • Revisar el estado de las instalaciones de gas, electricidad y agua.

  • Examinar la distribución de los espacios de trabajo, verificando que no existan elementos que puedan interferir en una rápida evacuación.

  • Identificar cuáles son las zonas seguras de la edificación.

  • Determinar la accesibilidad a equipos de protección contra incendios, luces de emergencia, equipos de primeros auxilios, etc. Estos siempre deben estar a la mano.

Evalúe los recursos disponibles

  • Tener un inventario de recursos le permitirá saber con qué implementos cuenta y qué mejoras puede implementar la organización. Para realizar esta evaluación es recomendable:

  • Determinar los recursos disponibles para reparar o instalar todo lo que sea necesario, según el análisis de amenazas y riesgos.

  • Definir los recursos con los que se cuenta, tanto para evitar como para atender una situación de emergencia.

  • Realizar un inventario de los elementos de seguridad que posee la organización (extintores, red seca, botiquín de primeros auxilios, etc.).

Defina acciones y grupos de apoyo

  • Este paso implica determinar las acciones operativas para llevar a cabo el plan de emergencia. Para esto es preciso:

  • Establecer vías de evacuación y destacarlas con su respectiva señalización.

  • Definir zonas de seguridad, tanto internas como externas.

  • Acordar el tipo de señal que activará el plan de emergencia y cómo se ejecutará a nivel interno.

  • Determinar tiempos de evacuación y organización de salidas.

  • Conformar brigadas de emergencia o grupos de apoyo que estén a cargo de acciones operativas, así como de la coordinación de la evacuación.

  • Capacitar a los trabajadores para que sirvan como apoyo, tanto a la prevención de riesgos como a la ejecución del plan de emergencia.

Llevar el plan al papel

  • La organización debe tener un croquis o plano de la edificación, donde se muestre de manera gráfica la información que se ha recopilado. El mismo debe estar a disposición de todos los trabajadores. Algunas características de este plano son:

  • Identificar todas las habitaciones con las que cuenta la organización, indicando pasillos, salidas de emergencia, vías de evacuación, zonas seguras, etc.

  • Es idéntico a la distribución de la organización para que, si ocurre un siniestro y se necesita apoyo de instituciones como Bomberos, Cruz Roja o ambulancias, éstas puedan utilizarlo como orientación para ayudar durante la emergencia.

  • Destacar el entorno de la organización, considerando las distancias con servicios de emergencia (Bomberos, Carabineros, centros médicos, etc.) e incluyendo los números telefónicos que se utilizarán en caso de que ocurra un incidente.

Difunda y evalúe

  • Para que el plan de emergencia realmente funcione, se debe compartir con todos los colaboradores. Así sabrán qué hacer y cómo reaccionar ante una emergencia. Además, permitirá recoger propuestas o mejoras de los propios colaboradores. Para esto es necesario:

  • Escuchar las opiniones de los trabajadores con respecto al plan de emergencia.

  • Determinar una instancia de evaluación del plan por lo menos una vez al año, de manera de estudiar posibles cambios, más aún si el número de colaboradores aumenta o la infraestructura original cambia.


 

Fuente: ACHS.

4 visualizaciones0 comentarios