top of page
GRAFICA SE BUSCA LMM_2024_1080x1080.jpg

CONVENIO DECOLABORACIÓN ACADÉMICA entre Universidad Central e Indupan


Esta alianza permitirá que alumnos de la carrera de nutrición y dietética de la casa de estudios realicen sus prácticas con los agrupados de la Asociación Gremial de Industriales del Pan de Santiago.






Este 2023 se concretó una alianza que tiene grandes proyecciones para la industria. Se trata de un convenio de colaboración académica entre la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Central de Chile y la Asociación Gremial de Industriales del Pan de Santiago, Indupan. Esto permitirá contar con el apoyo de estudiantes en distintas materias que competen a nuestro sector.

El trabajo en terreno comenzó el 27 de marzo y concluye cuando finaliza el año académico. En ese sentido, ya se definió con Indupan un cronograma de actividades para que cada vez que los alumnos salgan a terreno, hagan una actividad concreta.

Quienes visitarán las panaderías son alumnos de cuarto año. Se espera que en 2024, quienes estén en su quinto año y final, puedan hacer su práctica profesional, lo que implica mucho más tiempo y que los estudiantes puedan realizar actividades de más largo plazo y con resultados con mayores proyecciones.

Para saber más respecto a este convenio, conversamos con Marcela Riveros, directora de los Campos Clínicos de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Central de Chile y con Astrid Manríquez Cid, nutricionista y coordinaddora de Campos Clínicos de la carrera Nutrición y Dietética de la casa de estudios.

Astrid nos comenta que inicialmente el convenio de colaboración académica tiene como propósito establecer una relación simbiótica entre la carrera de nutrición y dietética, en lo que respecta a sus estudiantes y sus actividades de prácticas curriculares, con los asociados de Indupan. En lo concreto, se busca que los estudiantes, junto a Paulina Abarzúa, encargada de Calidad de los Alimentos de Indupan, realicen actividades académicas como ayudar “a elaborar los etiquetados nutricionales de los productos que los necesiten, revisar normativa relacionada con Buenas Prácticas de Manufactura y analizar las que estén actualizadas y deban cumplir por parte de las panaderías y pastelerías” afirma la nutricionista.

Agrega además que los estudiantes están asesorados por un ingeniero en alimentos que tiene la expertise de esta área y que pertenece a la carrera. “En conjunto con Paulina, visitarán a las industrias socias de Indupan y, de acuerdo con las necesidades que presentan, ellos colaborarán. Por ejemplo, con manuales, procedimientos estandarizados y protocolos de operación… de esa manera, contribuirán al trabajo que se desarrolla en la asociación de manera permanente”, dice Astrid.

En tanto, la directora de Campos Clínicos de la UCEN destaca que esta alianza estratégica no sólo involucra a Indupan Santiago, sino que además se hará extensiva a Fechipan para los socios que están en Coquimbo, donde existe otra sede de la Facultad de Ciencias de la Salud, “la idea es que en ambas ciudades se realicen actividades similares”.

OTROS SERVICIOS

Esta alianza también contempla otras proyecciones, dado que en la UCEN se trabaja en la innovación alimentaria, lo que permitirá colaborar con quienes deseen aumentar su oferta con algo especial. “Lo que se pueda desarrollar en el futuro dependerá de las necesidades que se nos planteen. En este momento, se parte con las prácticas curriculares, y la idea es que avancemos hacia prácticas profesionales para los estudiantes de quinto año de la carrera, donde hay muchas más horas comprometidas, Ese sería un espacio para trabajar en innovación. Por ejemplo, panes que aporten menos calorías o productos de pastelería que tengan alguna característica especial; no sólo para la población general, sino para grupos específicos, tales como el veganismo, que está tan de moda hoy en día como corriente filosófica”, dice Astrid.

En tanto, Marcela Riveros comenta que “la idea es comenzar con la carrera de nutrición, pero el convenio de colaboración académica está abierto a todas las carreras de la Facultad de Ciencias de la Salud. Tenemos psicología, que puede colaborar en el manejo de recursos humanos y en la definición de perfiles, entre otras materias, también kinesiología, que puede apoyar en lo que se refiere a la ergonomía, la postura en el trabajo, en algo que también puede apoyar nuestra carrera de terapia ocupacional”.

Agregan además que con el área de enfermería podrían evaluar a los trabajadores de manera gratuita, agendándoles horas de atención en la universidad. Otras de las posibilidades es que en los eventos que desarrolle Indupan, se solicite y dé espacio para algunas atenciones o acciones educaciones que vayan en la línea de la iniciativa.

En resumen, explican que esta alianza no solamente tiene un objetivo preciso, “ya que las carreras del área de salud deben hacer pasantías o prácticas clínicas en distintos ámbitos”, comenta la directora de Campos Clínicos.

“Cuando hacemos una alianza estratégica, establecemos un ´desde´, porque lo deseado es que tengamos una relación fluida para llegar a la concreción de este tipo de proyectos. La idea es que sean ´nutritivos´, valga la redundancia, para ambas partes cuando se concretan”, indica Astrid Manríquez.

“Esto siempre depende de la voluntad de la contraparte, porque nosotros estamos abiertos y felices de hacer este tipo de actividades. Pero en general, es nuestra contraparte la que se olvida y no nos aprovecha”, aclara Marcela.

Ambas destacan que esta alianza representa para los estudiantes de nutrición una gran oportunidad, no sólo para revisar las normativas y realizar actividades del área, sino que es una gran opción para revisar todo lo que es innovación y tecnología en el área de la alimentación, también en el área de la pastelería, donde consideran que “hay mucho por hacer”.

Marcela destaca que la vinculación entre la academia y la empresa “es fundamental. Puede dar origen a investigaciones que hasta la fecha no se han desarrollado y que posibilitan la innovación en alimentos”.

En la misma línea Astrid agrega que “hoy no sólo se encuentran la marraqueta y la hallulla, se utiliza la masa madre y hay un sinnúmero de alternativas disponibles para el común de la población y para necesidades especiales. Hay un abanico de posibilidades”.

En este escenario y considerando que la población está más informada, plantean que aspectos como el etiquetado y el “contenido” tienen más importancia. Por ejemplo, la persona vegana espera que los productos no tengan huevo. Y un alérgico a algo necesita que ese alergénico no esté presente en la línea de producción ni en el alimento. “Se deben considerar las harinas, el tratamiento en general. La inocuidad alimentaria es fundamental. No sólo en el producto final, sino en todo el proceso, para llegar así al consumir que es más exigente hoy en día”.


ETIQUETADO

Respecto al desarrollo del etiquetado nutricional, no es un tema que contemple por ahora el análisis proximal de los alimentos, pero si ayudarán a elaborar una tabla más ajustada al tipo de productos que se está entregando al consumidor. Esto, precisando los ingredientes y las cantidades involucradas en el desarrollo del producto.

Astrid dice que esto es más real que utilizar la tabla de un producto similar. “Eso es usar un promedio que no representa el aporte nutricional y es un engaño al consumidor. La industria puede utilizar ingredientes que no están declarados. Usar un etiquetado estándar no sirve, por ejemplo, para un diabético, ya que puede contener azúcar en vez de un edulcorante o reemplazante del azúcar y no estar declarado”.

Si bien reconoce que en la actualidad muchas veces la verificación del etiquetado es insuficiente, advierte que esto no es por falta de intensión, sino de capacidad. “Los recursos humanos que se manejan a ese nivel no serían suficientes para responder a la necesidad de hacer los controles con la rigurosidad que corresponde. Pero el productor debe preocuparse por el consumidor. Hay una responsabilidad de quienes elaboran alimentos”.

En ese marco, la académica dice que este convenio “habla muy bien de Indupan, de la intensión de incorporar a personas capacitadas, como son los estudiantes de nuestra facultad, para ayudar a que los industriales eviten la práctica de usar una tabla estándar”.

Marcela Riveros por su parte, opina que sería muy interesante realizar una conferencia o seminario con Indupan y Fechipan para los socios y sus estudiantes, respecto del etiquetado de los alimentos. “Además, comunicacionalmente sería muy interesante decir que se están concretando este tipo de conversatorios dentro de la universidad. Esa es la colaboración académica, por ejemplo, que se busca en este acuerdo. Por eso, lo que se pueda hacer depende más bien de la contraparte, porque nosotros estaremos felices con todo lo que podamos generar”, concluye.





ETIQUETADO

Respecto al desarrollo del etiquetado nutricional, no es un tema que contemple por ahora el análisis proximal de los alimentos, pero si ayudarán a elaborar una tabla más ajustada al tipo de productos que se está entregando al consumidor. Esto, precisando los ingredientes y las cantidades involucradas en el desarrollo del producto.

Astrid dice que esto es más real que utilizar la tabla de un producto similar. “Eso es usar un promedio que no representa el aporte nutricional y es un engaño al consumidor. La industria puede utilizar ingredientes que no están declarados. Usar un etiquetado estándar no sirve, por ejemplo, para un diabético, ya que puede contener azúcar envés de un edulcorante o reemplazante del azúcar y no estar declarado”.

Si bien reconoce que en la actualidad muchas veces la verificación del etiquetado es insuficiente, advierte que esto no es por falta de intensión, sino de capacidad. “Los recursos humanos que se manejan a ese nivel no serían suficientes para responder a la necesidad de hacer los controles con la rigurosidad que corresponde. Pero el productor debe preocuparse por el consumidor. Hay una responsabilidad de quienes elaboran alimentos”.

En ese marco, la académica dice que este convenio “habla muy bien de Indupan, de la intensión de incorporar a personas capacitadas, como son los estudiantes de nuestra facultad, para ayudar a que los industriales eviten la práctica de usar una tabla estándar”.

Marcela Riveros por su parte, opina que sería muy interesante realizar una conferencia o seminario con Indupan y Fechipan para los socios y sus estudiantes, respecto del etiquetado de los alimentos. “Además, comunicacionalmente sería muy interesante decir que se están concretando este tipo de conversatorios dentro de la universidad. Esa la colaboración académica, por ejemplo, que se busca en este acuerdo. Por eso, lo que se pueda hacer depende más bien de la contraparte, porque nosotros estaremos felices con todo lo que podamos generar”, concluye.


Comentários


bottom of page