top of page
FEBRERO_2024_ARTEBIANCA_BAJA.jpg

Dulces de La Liguaya tienen su día para destacar su denominación de Origen


Cada 11 de julio se celebra a nivel comunal el día del «Dulce de la Ligua». En esa jornada, se rinde homenaje a una expresión cultural profundamente arraigada en esta comuna de la Región de Valparaíso, como lo es la producción y venta de dulces, que reúne a un colectivo de personas y fomenta la continuidad social en toda la zona.

El evento fortalece los procesos locales de identificación y cohesión colectiva, destacando el espíritu emprendedor y la dedicación de los lugareños.

La comunidad de La Ligua se compone de diversas fábricas de dulces, unidas en un gremio de productores que comparte una visión común. Estas fábricas son reconocidas por el uso de un gramaje medio y por adquirir el manjar de forma corporativa, lo que garantiza la calidad y autenticidad de cada dulce que sale de sus puertas. Su destreza y habilidad en la creación de estas delicias ha conquistado el paladar de los visitantes y ha ganado prestigio a nivel nacional.

Pero la comunidad de La Ligua no se limita únicamente a las fábricas de dulces. También forman parte de ella las vendedoras de Dulces de La Ligua, cariñosamente conocidas como «Las Palomitas». Estas mujeres talentosas elaboran sus propios pastelitos, utilizando un gramaje más bajo y adquiriendo su manjar de manera individual. Sus creaciones, auténticas obras de arte dulce, se venden a precios más accesibles.

La denominación de origen «Dulces de La Ligua» es motivo de orgullo para la comunidad, ya que representa la calidad, la tradición y la pasión que impregna cada uno de estos exquisitos productos.

Otra muy interesante arista de este posicionamiento cultural culinario e inmaterial, se refiere a proyectar la tradición a las nuevas generaciones de habitantes de La Ligua. Así lo consigna el diario electrónico Más Noticia: «Conocer cómo se elabora una palita, un alfajor, un empolvado o un chilenito, entre muchas otras delicias de nuestra exquisita repostería local, fueron parte de las actividades desarrolladas».

«La Tradición de los dulces de La Ligua tiene su origen en el siglo XVII, siendo la época de auge en el siglo XIX, cuando con la llegada del tren los vendedores subían a los carros en la estación de La Ligua a ofrecer sus productos. Posteriormente la venta se trasladó a los buses, apostándose más tarde en la carretera 5 Norte», destaca el portal del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Chile.

Fuentes: Más Noticia/ Ministerio de Cultura/ RedBakery.


bottom of page