El diseño de estos productos debe ir enfocado a su reutilización y la premisa es intentar que no generen basura.


La ley que limita y prohíbe la utilización de plásticos de un solo uso, comienza a regir en febrero próximo e impulsará el que muchos comerciantes deban ofrecer al público elementos que puedan ser reciclables.


Esta modalidad, junto con ser un gran aporte a la economía circular -la que implica reutilizar, reparar, arreglar, renovar y reciclar materiales y productos las veces que sea posible-, también comprende una disminución importante en los costos de inversión de las empresas.


Giovannino Baselli, gerente comercial de Bacuplast, explica que la reutilización de cualquier materia prima siempre será más económica que el uso de materiales vírgenes o nobles. “Es un beneficio utilizar esta resina o elementos reutilizables para llevar a cabo el desarrollo de un proyecto. Tiene a veces un costo de procesos e ingeniería más caro, puesto que no son temas que puedas resolver yendo y comprando donde el proveedor o en la petroquímica, sino que se hace en centros de acopio, pero es una gestión súper factible y hoy existen muchas redes como para que cualquier segmento o industria pueda hacerlo”.


Agrega que hoy en día el aspecto más significativo es el diseño del producto, ya que de esto dependerá la cantidad de residuos que se produzcan. “Actualmente se recicla gran parte de los plásticos de un solo uso; entonces, lo que es más importante es la fase de diseño del producto, el ecodiseño que garantice la reutilización. Hablando de manera más profunda y pro, que garantice la no generación de basura, que es como la última derivada de lo que se está apuntando ahora. Un buen diseño no genera basura. Dicho de otra manera, la basura es un error de diseño”.


Bacuplast ha ofrecido a diversos clientes y con bastante éxito, el desarrollo de productos pensados en no generar basura. “Son reciclables, son reutilizables y cumplen con todos los estándares para que cualquier persona pueda fácilmente identificar qué tipo de plástico es, cómo se recicla y dónde se recicla; cuentan con toda la información de manera amigable y además son fabricados con resinas dadas de baja de un producto que llegó a un centro de acopio, se molió y nosotros le estamos dando una segunda vida”.


Finalmente, Giovannino Baselli indica que “planteamos o replanteamos un producto desde la perspectiva que se incorpore en su materia prima materiales reciclados, que una vez que cumpla con su vida útil sea fácilmente reciclado o reutilizado en otra función y que cuando la persona quiera desecharlo, sepa fácilmente cómo hacerlo”.

0 visualizaciones0 comentarios