top of page
GRAFICA MEJOR TORTA 2023_REVISTA 22X29.jpg

EL PAN Regresemos a clases y al trabajo con la mejor colación



Según el Instituto de Nutrición y Alimentos de la U. de Chile, una alimentación o dieta saludable es aquella que contiene un número suficiente de alimentos de calidad para lograr el crecimiento y desarrollo adecuado de todas las personas, respaldando el funcionamiento y bienestar físico, mental y social durante el curso de la vida.

Agregan que tal alimentación debe cumplir todas las necesidades fisiológicas, con el fin de proteger a la población de enfermedades no transmisibles (ENT) como la diabetes, las enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, síndrome metabólico o el cáncer.

“Esta alimentación debe ayudar también a proteger la malnutrición en todas sus formas, como por ejemplo obesidad, sobrepeso, desnutrición y carencia o exceso de macronutrientes o micronutrientes, entre otras”.

Finalmente sostienen que los nutrientes de una dieta saludable son específicos para cada persona, según sus particularidades individuales, tales como la edad, sexo, nivel de actividad física, estilo de vida, estado fisiológico y también según las características de su entorno físico, social, y cultural, como la geografía, la cultura alimentaria, el costo y disponibilidad de alimentos que tienen las personas, entre otras variables que determinan e influyen en la alimentación.

La alimentación o dieta saludable corresponde, en síntesis, a una combinación equilibrada, diversa, inocua y adecuada de alimentos nutritivos consumidos en un período de tiempo.


¿ALIMENTOS MALOS?

Nos preguntamos entonces si existen alimentos malos y la nutricionista Paulina Mella lo descarta. Y, es más, se declara contraria a una alimentación restrictiva, porque está convencida que dejar de comer de forma drástica causa “atracones de comida”.

Desaconseja asimismo eliminar familias de alimentos. Reconoce que lo usual es que se supriman los hidratos de carbono, como el pan. Pero esto provoca hambre y no se puede sostener en el tiempo, además que se siente culpa cuando se consumen. Pero los hidratos de carbono nos aportan energía indispensable”, puntualiza.




¿POR QUÉ ES BUENO COMER PAN?

Diversos nutricionistas que han analizado este tema, como la mismísima Teresa Boj, que dirigió el sistema Elige Vivir Sano, nos han comentado que el pan tiene un aporte calórico moderado y apenas contiene grasa. A esto debemos sumarle que tiene un elevado poder saciante y múltiples propiedades nutricionales.

Es por esto que ella y otros profesionales de su área afirman que incluir pan en la dieta para mantener un estilo de vida saludable es de gran importancia, debido a los beneficios que entrega a nuestra salud.


Entre sus aportes está el tener una buena fuente de vitaminas del grupo B (tiamina o B1, riboflavina o B2, piridoxina o B6 y niacina, necesarias para el aprovechamiento de los hidratos de carbono, proteínas y grasas, entre otras funciones) y de elementos minerales tales como el fósforo, el magnesio y el potasio.

El pan pertenece al grupo de los cereales, que son el tipo de alimento nutricionalmente más completo. Aportan vitaminas que nos ayudan, entre otras cosas, a transformar los alimentos en energía, mantener sanos el cabello, las uñas, la piel, formar glóbulos rojos y anticuerpos y a mantener en buen estado nuestro sistema nervioso y circulatorio.

En el caso de niños, adolescentes y personas que desarrollan una gran actividad física, el consumo de pan es idóneo. También para personas de edad avanzada, pues el pan es un alimento de fácil masticación y digestión.


COLACIONES

Ahora que se inician las clases, surge nuevamente la inquietud sobre qué colación enviaremos cada día para los niños y jóvenes. Afortunadamente la cada vez más amplia variedad de panes, nos dan muchas opciones.



Nicolás Guzmán, el Hacedor de Pan, asegura que hoy existe una gran gama de alternativas que, al utilizarse en un sándwich, conforman una perfecta opción para las colaciones; o en caso de ser necesario -por una contingencia- reemplazar el almuerzo.





Conversamos con él en la panadería “Salvado, Pan de Barrio”, un establecimiento socio de Indupan, que lleva 4 años y tiene como especialidad panes de larga fermentación (ciabatta, focaccia, panes de masa madre, etc.). Además, galletas, próximamente pizzas y el desarrollo de panes de especialidad que solicitan algunos restaurantes.

En ese lugar, ubicado en Embajador Doussinague 1774, en Vitacura, nos asegura que los panes dan un sinnúmero de posibilidades para las colaciones. “Estoy convencido que el pan es un alimento maravilloso. Un súper alimento que es muy simple. Harina, agua, sal y levadura con un proceso de fermentación. Es un alimento que acompaña al ser humano desde su existencia, siendo súper nutritivo”, nos indica.

“Existen variedades integrales que entregan fibra. Entonces, es un alimento súper completo, que se puede complementar con los estilos de vida que tiene cada uno. Si tienes mucho gasto energético, puedes incorporar algo que te dé más energía al pan. Si quieres algo más liviano, puedes combinarlo con vegetales… puede ser un sándwich, dulce o salado, y hasta el pan con un poquito de aceite de oliva, es increíble”, añade.

Respecto a la reducción de raciones de pan propuesta por la JUNAEB, Nicolás dice que está convencido que el pan no es el responsable de la obesidad. “Un pan con una correcta fermentación uno lo asimila bastante bien… sin ser experto en nutrición, creo que son los desequilibrios, como en todas las cosas, los que causan problemas”.

“Los estilos de vida son, en definitiva, los que provocan la obesidad, no el pan. El problema es que cada vez estamos más sedentarios. Y no podemos desaprovechar el pan, que es un alimento sano, versátil y muy accesible. Por precio y calidad es lejos, el mejor alimento que uno puede consumir”, puntualiza.



SU PROPUESTA

El primer pan que nos propone para elaborar colaciones saludables es “nuestra querida marraqueta, que es un pan que no tiene materia grasa, que tiene un sabor muy rico y su forma es especial para un sándwich. Permite rellenarlo con lo que uno quiera. Para mí el jamón queso es un clásico, pero se puede rellenar al gusto del niño o la persona que lo va a consumir…. Me detengo en esto. Creo que es bueno que se incorpore a los niños en la preparación de su colación. Que éste le incorpore lo que le guste, que pueda ir variando y se le invite a probar otros panes. A disfrutar de nuevos sabores”.




El segundo sándwich lo hace con dos rebanadas de pan de molde elaborado con masa madre. “Es integral, por lo que también incorpora un poco de fibra para quienes le gusta un sabor un poco más intenso. Lo preparé con lechuga, tomate y queso. Pero puede hacerse al gusto del consumidor”.

Nicolás dice que siempre es necesario complementar distintos tipos de alimentos en los sándwiches y en la dieta en general. “El pan es de la familia de los cereales y puede ser complementado con otros alimentos… para mí siempre será más sano una fruta, un pan que tuvo un proceso completo de fermentación, hecho de manera artesanal, que un alimento procesado o que tiene en la etiqueta un montón de ingredientes y aditivos, lo que va generando otros problemas alimenticios”.


Comments


bottom of page