Apostarle a la producción de contenidos como estrategia de marketing puede ser un gran desafío. Crear materiales como posts y videos que logren mantener la relevancia, transmitir buena información y ser valorizado por el público al que busca llegar, es una tarea que demanda el dominio de varios conceptos.


Uno de los primeros pasos y, tal vez el más importante, es la creación de las buyer personas, que son representaciones ficticias de los clientes ideales. Están basadas en datos reales sobre las características demográficas y el comportamiento de los mismos, así como en sus historias personales, motivaciones, objetivos, desafíos y preocupaciones. Es decir, son la descripción de las personas con quienes se iniciará un diálogo.


Por lo anterior, las buyer personas poseen la función de dar norte a los tópicos, así como el tono y las propuestas del contenido creado en la estrategia de comunicaciones. Si un negocio no posee una persona bien definida, es muy probable que sus contenidos terminen volviéndose irrelevantes, poco interesantes o incluso completamente fuera de lugar.


DIFERENCIA: BUYER PERSONA X PÚBLICO OBJETIVO

Es común que la primera duda que surja al hablar de buyer personas, sea cuál es su diferencia con el público objetivo. Ambos conceptos, sin dudas, poseen semejanzas, porque son definiciones creadas con el objetivo de trazar estrategias de marketing de manera direccionada, buscando llegar hasta quienes realmente poseen potencial de volverse clientes. Sin embargo, la diferencia crucial entre los conceptos de público objetivo y buyer personas, es que el primero de ellos termina siendo muy amplio.

Al tratar un determinado segmento de la población como una gran masa, sus hábitos, anhelos, deseos y problemas terminan siendo ignorados. Tratar a clientes potenciales únicamente como un objetivo a ser alcanzado, es una mirada que ya está agotada y hace parte del modelo publicitario antiguo. El concepto de buyer personas se destaca por ser completo y retratar al consumidor ideal del producto. Con ello, el contenido creado para un cliente potencial, será mucho más efectivo.


EJEMPLO DE PÚBLICO OBJETIVO

El público objetivo acostumbra a ser determinado de la siguiente manera: “Analistas de marketing entre 20 y 30 años. Trabajan en PYMEs, pasan mucho tiempo en la internet y poseen una renta mensual de aproximadamente USD 3.000.”


EJEMPLO DE BUYER PERSONA

Al definir una buyer persona se le da atención especial a sus dificultades y, principalmente, a cómo nuestro negocio puede ayudarla, enfocando las estrategias en la generación de valor para ese cliente.

Así, su perfil sería: Luis Muñoz, 25 años, analista en marketing en una PYME. Le gusta pasar tiempo libre divirtiéndose con los amigos. En otros momentos, también le gusta cocinar y hacer ejercicio. Utiliza mucho las RRSS como Instagram y Twitter. Recién se graduó de publicidad. Siente que requiere calificarse más para establecerse mejor en el mercado del trabajo. Sus jefes poseen un pensamiento limitado sobre el marketing digital. Su gran desafío es perfeccionarse y adquirir confianza en sus superiores para mejorar en su trabajo.

Si aún tiene dudas sobre cómo generar una buyer persona que pueda ayudar a su negocio, necesita recordar que:

  • La buyer persona determina el tipo de contenido en el cual debe invertir para alcanzar sus objetivos. Al final, mientras más sepa sobre el consumidor que desea alcanzar, más fácil será encontrarlo.

  • Facilita la definición del tono y del estilo de su contenido, haciendo que sus acciones estén direccionadas a crear mayores oportunidades de enganche.

  • Ayuda en el proceso de diseñar sus estrategias de marketing, por presentar los principales intereses y problemas que su cliente ideal posee.

  • Permite definir los asuntos sobre los cuales debe escribir de forma clara y específica, yendo al encuentro de las necesidades reales de sus clientes potenciales.

  • Ayuda a entender dónde los prospectos buscan su información y en qué formato quieren consumirla.

  • Ayuda a reducir costos en su estrategia, porque con ellas elabora acciones enfocadas en personas con potencial real de volverse clientes de su negocio.

RELACIÓN: BUYER PERSONAS Y SEO

  • Es esencial tener siempre en mente que, sin la buyer persona, el contenido queda sin dirección. Es decir, deja de cumplir su principal papel, que es el de solucionar un problema o duda a una determinada persona.

  • Si esa función no se cumple, difícilmente los factores que vienen después, como un buen posicionamiento, serán alcanzados.

  • Además, los requisitos de posicionamiento de Google favorecen a los contenidos que son más útiles para los usuarios. De esa forma, está bien claro que enfocarse en las buyer personas es siempre el mejor camino para ayudar en el posicionamiento digital de su contenido (SEO).

1 visualización0 comentarios