Francisco Subercaseaux Irarrázaval es ingeniero comercial y egresado del magíster en Economía con mención en Políticas Públicas de la Universidad Católica de Chile. Cuenta con experiencia en diseño e implementación de políticas públicas, finanzas, comercio internacional, relaciones públicas y marketing.


Fue nombrado por el Presidente Sebastián Piñera como director nacional del Servicio Nacional de la Discapacidad en abril de 2021, tras finalizar el proceso de concurso realizado por el Consejo de Alta Dirección Pública.


Previamente fue director regional de Senadis O’Higgins entre octubre de 2011 y mayo de 2014 y de Senadis Metropolitano de febrero a septiembre de 2020. Además se desempeñó como director nacional subrogante de este servicio hasta antes de asumir el cargo.


- ¿Qué desafíos les generó la pandemia?

Ha implicado retos importantes para el servicio en general, porque debimos implementar una serie de medidas y ajustar nuestra oferta programática para estar acorde a la situación que estamos viviendo como país y apoyar a las personas con discapacidad, sus familias y cuidadores.


Durante el primer año de pandemia, en 2020, ejecutamos el protocolo para Prevención y Atención del COVID-19 en Residencias de Adultos con Discapacidad e implementamos residencias transitorias con el objetivo de habilitar lugares de apoyo para poder enfrentar situaciones de emergencias críticas en las residencias y proteger a las personas con discapacidad.


A su vez publicamos una serie de recomendaciones con sugerencias para su cuidado personal y orientaciones destinadas al personal de la salud sobre la atención de las personas con discapacidad en los recintos hospitalarios.


Habilitamos también la línea gratuita 800 000 058, Conectados al Cuidar (la cual sigue en funcionamiento), que brinda acompañamiento y orientación en estos complejos momentos a personas con discapacidad y sus cuidadores.


Respecto al plan de vacunación, se incorporaron como población prioritaria en este proceso a las personas con discapacidad severa y profunda, las personas con síndrome de Down y las personas que se encuentran en las residencias en convenio con Senadis.


- ¿Y en relación a su oferta programática?

Tuvimos que reformularla para estar acorde a las actuales necesidades de las personas con discapacidad. Por ello, el Programa de Apoyo a Estudiantes con Discapacidad en Instituciones de Educación Superior, incorporó a su catálogo dispositivos de banda ancha móvil, considerando que los estudiantes tienen clases de forma remota. Asimismo se modificó el Fondo Nacional de Proyectos Inclusivos, Fonapi, abordando áreas como la laboral y la de elementos de protección personal.


En 2021 se creó el IFE Laboral, un incentivo para que los trabajadores y trabajadoras se empleen formalmente, otorgándoles un beneficio mensual por la relación laboral que se inicia. El monto del subsidio para personas con discapacidad debidamente certificada y asignatarios de pensión de invalidez, corresponde al 60% de la remuneración bruta mensual, con tope de $250.000 mensuales.


- ¿Se ha visto afectada la inclusión en los últimos años por la pandemia?

Las personas con discapacidad han sido uno de los grupos más afectados con esta pandemia. Por ello es importante trabajar coordinadamente en acciones y medidas que nos permitan seguir avanzando hacia su inclusión.


Muchas brechas sociales han aumentado, afectando la incorporación de las personas con discapacidad en diferentes ámbitos. Se generó un retraso en los controles médicos, el acceso a la educación y la propia inclusión laboral. En función de esto, desde Senadis establecimos medidas y trabajamos intersectorialmente con instituciones públicas y privadas para apoyar a las personas con discapacidad y a sus familias.


- ¿Se han detectado problemas nuevos para las personas con discapacidad?

Existen desafíos constantes para las personas con discapacidad y la inclusión laboral es uno de los ámbitos donde hemos detectado brechas que aún persisten y pueden ser mejoradas. Por eso estamos trabajando arduamente en que empresas de 100 o más trabajadores se capaciten en torno a la inclusión laboral a través de cursos gratuitos que estamos impartiendo junto a Avanza Inclusión.


Además es importante señalar que a 3 años de la promulgación de la Ley Nº 21.015, el Ministerio del Trabajo convocó al Ministerio de Desarrollo Social y Familia y al Ministerio de Hacienda para realizar una evaluación de la misma de acuerdo a lo que establece la normativa. Este trabajo permitió elaborar un informe, el cual hoy es parte del proyecto ley que busca mejorar la legislación y que se está discutiendo en el Congreso.


- ¿Cómo podría la industria panadera y pastelera pyme colaborar con la inclusión?

La inclusión es tarea de todos y la industria panadera y pastelera puede aportar desde diferentes ámbitos de acción. En primer lugar es importante que tengan en cuenta la importancia de generar un cambio cultural inclusivo dentro de sus empresas. Deben fortalecer los conocimientos técnicos sobre inclusión laboral y fortalecer el enfoque de derechos que potencia el cambio cultural al interior de sus instituciones a favor de la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad.


Las empresas deben entender y aprender que la inclusión de las personas con discapacidad es un gran beneficio, tanto para la empresa como para la persona contratada, así como también para sus demás trabajadores.


Otro relevante aporte que pueden hacer es establecer medidas para la atención inclusiva, brindado un trato en igualdad de condiciones a las personas con discapacidad que son sus clientes. Pueden capacitar a sus trabajadores en atención inclusiva, así como también implementar medidas de accesibilidad en las panaderías, conforme a lo establecido en el Decreto 50 del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, que modifica la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (DS. Nº47 de 1992) en lo referente a obligaciones en materia de accesibilidad universal para espacios de uso público.


Si bien las medidas de accesibilidad pueden parecer modificaciones que implican grandes obras y una alta inversión de recursos, varias de las que indica el Decreto 50 son ajustes razonables que no son difíciles de cumplir y tienen un alto impacto en la calidad de vida de las personas con discapacidad en relación a la utilización y disfrute de espacios de uso público.


- En el caso de las pymes, ¿qué apoyos da Senadis para avanzar en estas materias?

Las pymes pueden participar de Más Inclusión, iniciativa conjunta entre la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Senadis, que tiene como objetivo aumentar la comprensión y conciencia en el ámbito público, social, sindical y empresarial, acerca de la contribución de las personas con discapacidad a la construcción social, política y económica del país.


En esta plataforma web se encuentran disponibles diversos recursos y cursos en línea que permiten generar competencias sobre inclusión en las personas que participante de ella. Se puede acceder de forma gratuita en https://masinclusion.org.


- ¿Cuáles son los principales problemas que ustedes detectan para la inclusión laboral?

En materia de inclusión laboral debemos seguir trabajando para disminuir barreras en la contratación que afectan a personas con discapacidad, tal como se mencionó anteriormente al referirnos al proyecto que introduce modificaciones a la actual Ley Nº21.015.


Además se deben eliminar los prejuicios y estereotipos asociados a la discapacidad, que hacen creer que existen ciertos cargos específicos para las personas con discapacidad. Ellas pueden realizar cualquier tarea con los ajustes necesarios y la formación adecuada, por lo que insistimos en que las empresas deben hacer un cambio organizacional inclusivo y comprender que la inclusión es un beneficio para todos.


- ¿Sería un aporte masificar la lengua de señas en la población para así atender mejor en el comercio?

Sí, sería un aporte porque permite la inclusión de las personas sordas del país. Ejemplo de ello es el sistema Vi-Sor Web, que facilita la atención de las personas sordas a través de la intermediación de un intérprete de lengua de señas por una video llamada. Este sistema ha sido implementado por diversos comercios e instituciones públicas, lo cual permite una atención inclusiva a la comunidad sorda.


- ¿Algo para decir a las pymes panaderas?

Sabemos que la inclusión es un proceso gradual y en este contexto, desde Senadis continuamos realizando esfuerzos importantes para que empresas e instituciones públicas incorporen el enfoque de discapacidad de forma transversal, además de entregar herramientas para una efectiva implementación de las leyes referentes a la inclusión social de las personas con discapacidad, como la Ley Nº 20.422 y la Ley Nº21.015.


Para continuar con este proceso es trascendental potenciar las alianzas público-privadas y con la sociedad civil, a fin de que ello nos permita seguir promoviendo una sociedad más inclusiva. Debemos seguir trabajando en conjunto para que cada día sean más las empresas e instituciones que incorporen el enfoque de derechos y así contribuyan en la construcción de un Chile más inclusivo.

13 visualizaciones0 comentarios