top of page
GRAFICA SE BUSCA LMM_2024_1080x1080.jpg

Pablo Waeger Zárate: Savia nueva al mando del gremio de la Novena Región



Con tan solo 25 años, asumió en noviembre el desafío de dirigir la recién creada Asociación Gremial de Panaderías y Pastelerías de la Araucanía, AGPPA.


Pablo Waeger es la segunda generación de panaderos en su familia. Junto a su hermano Gonzalo, apoyan el negocio que inició hace 30 años su padre (Fernando) en la ciudad de Temuco, el que se denomina Masa Pan Panadería, Pastelería y Market y se encuentra ubicado en Avenida La Encina 01791.

“Nosotros nacimos ahí y nos tocó hacer todas las pegas para ayudar. Por ejemplo, de bodeguero, de cajero y, en más de una oportunidad, como reemplazo del chofer de reparto”.

Estudió ingeniería comercial en la Universidad Mayor de Temuco y en la actualidad está involucrado en diferentes aspectos relacionados con el área administrativa del establecimiento, atendiendo temas de recursos humanos, producción y ventas, así como de la parte financiera y de contabilidad.

Sobre Masa Pan nos comenta que es una panadería que tiene tanto venta de mesón como reparto y que se enfoca en 3 categorías principales de elaboración propia, que son la panadería, pastelería y comidas preparadas. 

En la primera fabrican hallullas, marraquetas, pan italiano, ciabatta, pan pita, panes de molde, panes proteicos, panes con semillas, pan multigrano, hogazas y focaccia. En pastelería cuentan con alrededor de 100 productos, como berlines, galletas, panes de pascua y rollos de nuez en lo más tradicional, “pero últimamente estamos potenciando una pastelería más delicada, con más bollería, incorporando las medias lunas o facturas argentinas y queremos incursionar en la bollería francesa”, destaca Pablo Waeger.

A lo anterior, suman la comercialización de empanadas y pizzas, además de ofrecer diversos abarrotes, jugos, bebidas y un poco de alcohol con la venta de cervezas. 

En cuanto a los planes para continuar desarrollando el negocio, la idea es ir innovando de manera permanente en atención a las nuevas tendencias y a lo que van solicitando los clientes. Asimismo, otro de los objetivos es aumentar su presencia a través de sucursales. “Tenemos ganas de abrir una al menos este año y seguir expandiéndonos territorialmente, porque Temuco ha crecido bastante y hay algunos sectores que no tienen una panadería o una pastelería. Por ese lado creemos que puede haber una oportunidad”.


Asociación y visión de futuro

Su llegada a la actividad gremial fue un más bien por azar, según nos comenta. Y es que no existía en Temuco una instancia asociativa formal, si bien el industrial German Goicoechea siempre ha mantenido contacto con los demás colegas del país y ha representado de alguna manera los intereses de la zona.

Fue el mismo Goicoechea el que generó una serie de encuentros sociales entre los empresarios locales del rubro para conversar sobre el quehacer diario, compartir experiencias y buenas prácticas. “Mi papá nos invitó a mi hermano y a mi a participar y de esas reuniones surgió la idea de armar una asociación para tener mayor representación. Así es que se decidió elegir un directorio con algunos voluntarios que aceptamos el desafío y me propusieron ser presidente”.

La decisión pasó principalmente porque la mirada de los industriales más antiguos es revitalizar el rubro con sangre joven y motivada. De tal modo, Pablo quedó al mando de la entidad siendo secundado en la vicepresidencia por su hermano Gonzalo, además de Juan Reisenegger como tesorero y otros 2 directores.

Formalmente, la entidad creada el 15 de noviembre de 2023, se denomina Asociación Gremial de Panaderías y Pastelerías de la Araucanía, AGPPA, y tiene como tarea inicial aumentar la base de asociados activos, alcanzando otras localidades como Pucón, Villarrica, Carahue y Lautaro, ya que de momento sólo la componen miembros de Temuco, Padre las Casas y Pueblo Nuevo. 

A su vez, como propósito de mediano plazo busca impactar en la región en cuanto a oportunidades laborales, brindando condiciones de integración e igualdad de género. Igualmente, aportar en capacitación e innovación tecnológica al rubro, organizando eventos para la industria local, con el fin de promover, incluir y dar visibilidad a los distintos participantes del escenario panadero-pastelero, que pueden ser estudiantes, proveedores u otros actores que se interesen en participar y generar algún tipo de cooperación.

Por último, le consultamos a Pablo Waeger sobre cómo ve el futuro de la panadería en Chile. Nos indica que nuestro país tiene una cultura muy grande en torno al pan, porque es un alimento que hace parte de los compatriotas de norte a sur. Además, esta industria es intensiva en mano de obra y es una de las que registra mayores consumos a nivel nacional.

Por ello, cree que “la panadería artesanal tiene harto potencial y mucho camino por recorrer. Siempre se puede mejorar e innovar y no tengo dudas de que, en el corto plazo, vamos a ser más reconocidos como sector, cobrando mayor relevancia”. 

Y agrega que, el mundo ha ido cambiando y la industria panadera tiene que adaptarse a los requerimientos de la población. “No puedes pretender hacer pan de harina blanca toda la vida, cuando el cliente te está diciendo que quiere un pan integral, uno sin gluten o proteico”.    

Comments


bottom of page