Los panificadores paceños piden que el Gobierno importe harina argentina y la distribuya.


Un ampliado de la Federación de Panificadores Artesanos de La Paz, determinó dejar de elaborar el pan de batalla (marraqueta) por el encarecimiento de la harina argentina, debido a la invasión rusa a Ucrania.


Este insumo, básico para elaborar pan, se disparó en su precio en los mercados de La Paz hasta los 220 y 245 bolivianos el quintal, aunque los panificadores señalan que está realmente en 260.


El secretario ejecutivo de la federación, Dandy Mallea, informó que el ampliado aprobó 7 resoluciones frente al incremento de la harina argentina.

  1. “Se determina la no fabricación del pan de batalla (marraqueta) por tener un costo altísimo su elaboración con una buena harina argentina. Ello, hasta que el Gobierno viabilice su repartición directa al sector panificador”.

  2. Se decidió solicitar al Gobierno que reencamine el trámite de importación directa de harina argentina por parte del Estado y el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural.

  3. Para lo anterior se da un plazo de 15 días al Gobierno.

  4. Otra resolución aprobada señala que se elaborarán solamente panes surtidos y que no afecten la estructura de costos.

  5. “No se garantiza el abastecimiento de pan en los mercados de expendio”.

  6. “De seguir persistiendo el alza de precio de la harina argentina, los panificadores nos veremos obligados a revisar la estructura de costos para la producción del pan de batalla”.

  7. El sector exige que se incluya en las planillas de adquisición de harina de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) a los afiliados de la Federación Departamental de Panificadores Artesanos de La Paz.

Fuente: Página 7 de Bolivia/ Marco Belmonte / La Paz.

4 visualizaciones0 comentarios