El 2022 se configura como un año con complejidades para los emprendedores, por lo menos durante el primer semestre, debido a la recesión económica que, según los expertos, persistirá.


De acuerdo a diversos analistas, los próximos 2 años continuarán siendo complejos en materia económica, debido a los embates que ha traído consigo la pandemia del Covid 19.


Proyecciones del Banco Central, en su último Informe de Política Monetaria (IPoM), muestran una visión más favorable en materia económica, en comparación con lo estimado en septiembre de 2021, pero también dan cuenta de muchas advertencias para los próximos 24 meses.


La recesión ha sido dura especialmente con el sector de pequeñas y medianas empresas, siendo uno de los más afectados debido a las restricciones de movimiento y de aforos, lo que ha puesto en jaque al segmento durante todo el 2020 y 2021 A ello se suma el reajuste de las tasas del Banco Central, que complejizan la posibilidad de acceso a créditos y el financiamiento de muchas pymes.


En esta línea Juan Pablo González, CEO de Maxxa, comenta que “el desafío es grande, puesto que el escenario con una economía sobrecalentada no se ve auspicioso, por lo que el primer punto pasa por controlar la inflación. Asimismo, hay que asegurar el crecimiento para dinamizar el mercado y, específicamente en lo que conlleva a las pymes, impulsar los mecanismos de financiamiento para ellas, fortaleciendo la Ley Fintech (para las industrias financieras que aplican nuevas tecnologías a actividades de financiamiento y de inversión) y velando por que el segmento pueda competir en una cancha más pareja”.


Fortalecer el sector

Maxxa, por ejemplo, es una empresa que cuenta con un vasto conocimiento en esta área. Tiene más de 25 mil pymes como clientes con los productos que ofrece la compañía, como créditos a largo plazo, líneas de crédito y garantías técnicas para postular a licitaciones públicas y/o privadas. La Fintech utiliza la tecnología para agilizar el financiamiento a emprendedores, entregando sus servicios de forma rápida y confiable, bajo el lema de “Fast Finance” o financiamiento rápido.


Avalada por este expertise, la compañía indica cuáles son los 5 principales desafíos a los que el Gobierno electo debiera darle énfasis para impulsar al alicaído sector pyme:

  • Crear un ambiente de certidumbre económica y social para que se desarrollen y fomenten las inversiones externas e internas en los proyectos y emprendimientos nacionales.

  • Generar una protección real al funcionamiento de las pymes, a partir de regulaciones que garanticen el pago y cumplimiento de contratos por parte de clientes y proveedores.

  • Garantizar e incentivar proyectos que otorguen beneficios a las pymes para que, a partir de éstas, se genere un potencial motor de crecimiento de empleo en los próximos años.

  • Potenciar el desarrollo de negocios financieros apalancados en la tecnología (Fintech), a partir de incentivos que ayuden a digitalizar los temas burocráticos y físicos que disminuyen y friccionan el acceso a financiamiento.

  • Trabajar en educación financiera de manera transversal en la sociedad, a fin de disminuir la morosidad y endeudamiento privado de las personas en nuestro país.

3 visualizaciones0 comentarios