top of page
GRAFICA SE BUSCA LMM_2024_1080x1080.jpg

SúperPan inauguró exitosa heladería y cafetería


A comienzos de enero, Gonzalo Montenegro, emprendedor conocido como SúperPan, inauguró una ampliación de su negocio, abriendo las puertas de su nueva heladería y cafetería. Esto, en la misma propiedad donde tenía su amasandería en Quinta Normal.


¿Cómo lo hizo?

Por sexta vez postuló y ahora ganó un proyecto Sercotec CRECE, con enfoque en innovación. Se adjudicó 6 millones y medio de pesos, bajo la promesa de habilitar una heladería y cafetería gourmet, en un almacén y en un sector donde no existen este tipo de negocios.

Para lograrlo, se acercó a fabricantes de helados que habían sido reconocidos a nivel nacional por crear sabores diferentes por parte de chefs (Heladería Nacional). Entre ellos, el de pastel de choclo con tomate. Así, la heladería habilitó una oferta inédita en la zona, con unas 30 variedades (como harina tostada, canela, menta/jengibre, oreo, snickers, castaña, frutos verdes, yogurt de frutos rojos, distintos tipos de chocolates, etc.).


Además, consiguió el apoyo de 2 bancos para reunir unos 20 millones de pesos más. “La inversión total fue de unos 30 millones. Con esto pude ampliar las salas de pastelería, de modo de tener un espacio para aumentar la producción y también recibir estudiantes en práctica de gastronomía. Nos gusta mucho colaborar en su formación para el mundo laboral”.

Junto a la cantidad de helados ya mencionada, hoy ofrece más de 50 variedades de productos de pastelería, también amplió sus tipos de panes y cuenta con 10 tipos de café y 15 de té, todo lo cual ofrece en una bella terraza para sus clientes.

“Innovamos también en la creación de postres. Por ejemplo, mezclamos los helados con pastelería en un mismo producto. Con una linda presentación… en definitiva, lo que buscamos es tener una oferta del mejor nivel”, afirma Gonzalo.


Sobre la respuesta de sus vecinos y clientes, nos dice que ha sido “fabulosa”. Relata que le han agradecido por “embellecer” el barrio con un local tan bonito y hasta le facilitaron un espacio para poner mesas. También valoraron que les diera acceso a productos de alta calidad. “Un cliente me dijo que mi café es tan rico como el que se tomó en una cafetería en Italia, lo que me enorgullece. Además, las familias agradecen que pueden tomar helados ricos e innovadores, sin tener que ir al barrio Lastarria o al sector oriente”.

“Cuando me metí en el tema de los helados, me di cuenta de que hay marcas que entregan helados que tienen meses de elaboración. En este caso, yo optó por la variedad y frescura. Los helados que vendo a veces los fabrican en la mañana y en la tarde los tengo en mi local. Eso es un lujo”.


Gracias a la ampliación de su giró, su facturación creció fácilmente entre 30% y 40%. “La venta de los helados ha motivado a que llegue gente de otras comunas; así conocen el negocio y compran productos de otras líneas, sobre todo de pastelería”.

Coherente con su sello de ser “Expertos en Once”, su horario de atención es de 14:30 a 21:30. Dice que la hora en que la heladería está llena es a las 18:30. Quienes más le compran son las familias completas. También destaca la presencia de adultos mayores, niños y clientes que han recorrido grandes distancias de otras comunas para degustar sus sabores distintos”.


“He tenido visitas de personas de otros países que han venido desde el aeropuerto. Gente que me sigue en RRSS. Por ejemplo, de Austria, Venezuela y México. Me han dicho que al ver las publicaciones se tentaron de probarlos, ya que se ven muy apetitosos”.


Gonzalo nos comenta que a nivel global los sabores que más vende son oreo, menta/jengibre, snickers, chocolate belga y el Súper Helado, que destaca la marca de la empresa. Éste es un helado de color azul, muy fresco y que, algunos, describen como de sabor a chicle.

Sobre los precios, reconoce que le costó un poco definir las tarifas. Estaba preocupado porque los encontraran caros. Pero entendió que sus helados gourmet son de un nivel superior, como el de algunas prestigiosas marcas que venden los helados simples a unos 4 mil pesos. “Tuvimos que valorizar lo que vendemos. Estoy convencido que la gente de todos los sectores merece tener acceso a productos de calidad. Y el mejor, obviamente, tienen precios más caros”.

Su local está a media cuadra de una comisaría, tiene cámaras de seguridad, está en una calle con amplios espacios para estacionarse y jamás han tenido un asalto. Así que Gonzalo asegura que los clientes se sienten muy satisfechos por la experiencia de compra. “Viene gente que me sigue en mis redes y que vive en Chicureo, Las Condes, Puente Alto”.

En la cafetería tiene ofertas de café con tortas, donde la con mayor salida es una que llama la Súper Torta. También ha tenido muy buena recepción el que los tés los sirva en la mesa con una bella tetera con tacitas. “La gente valora mucho los detalles”, dice.

Este desarrollo le hizo necesario contratar más personal. Dos para vender y uno en producción. Además, le colaboran alumnos de escuelas técnicas.

Montenegro indica que está contento con los resultados obtenidos hasta ahora. Y que eso le da algún grado de confianza en que podrá cumplir con los compromisos adquiridos. “Hay que sacar el mejor provecho de esta inversión. Por primera vez los bancos me dieron crédito. Fueron BancoEstado y BCI. Antes todo lo hice solo, porque nunca me apoyaron. Creo que las entidades financieras debieran dar más oportunidades a los emprendedores”.



Comments


bottom of page