top of page
FEBRERO_2024_ARTEBIANCA_BAJA.jpg

Una pareja que trasladó su magia a Chile: Madeleine, panadería de sabor francés 




Maxime Augusseau y Agathe Bouyssou, son una pareja de panaderos franceses que nos invitan a conocer los auténticos croissants, baguettes, pan y una variedad de productos que cautivan por su exquisita calidad y sabor.


Con tan solo sus mochilas y un poco de dinero, Maxime y Agathe se adentraron en un viaje por Latinoamérica buscando el mejor lugar para establecerse. Luego de un intento fallido en Colombia, la pareja llegó a Chile con la sorpresa de descubrir que el nuestro, era uno de los principales países en cuanto a consumo de pan en el mundo. 


El inicio de su panadería del barrio comenzó ahí, como nos cuenta Agathe: “Rápidamente volvimos a Francia para sacar el Working Holiday que nos permitía una visa de 1 año de trabajo en Chile. Entre trámites y papeleos, el 24 de agosto del 2019 abrimos nuestra primera tienda en Condell 1636, Ñuñoa”. 



Si bien podríamos suponer que el estallido social y la pandemia del Covid-19 habrían representado obstáculos para las ventas de su local, la realidad fue otra. Las filas crecían afuera de la panadería con fieles clientes ansiosos por su pan recién horneado, croissants o cafés matutinos. 


Un año después de la pandemia, optaron por inaugurar una sucursal de panadería Madeleine en Santa Isabel 0249, en Providencia. Y es que, como nos comenta esta pareja, “los barrios tienen sus particularidades. Si bien las dos tiendas no distan mucho una de la otra, el público que llega es distinto”. 


Lo más probable, en nuestra experiencia, es que los irresistibles aromas que emanan de esta panadería, conquistan a todos por igual, ya que un pan recién horneado se convierte en algo irresistible para cualquiera.

 

Con mucho esfuerzo y dedicación, el nuevo local comenzó a tener vida y convertirse en uno de los establecimientos más reconocidos del barrio. Después de conocer sus productos, entendimos el porqué.


Un croissant recién salido del horno, un viennoise con chips de chocolate o de sus favoritos, el Sacristain, creado con masa de hoja, crema de almendras, almendras laminadas y azúcar flor, destacan entre sus clásicos que no se pueden dejar pasar. 


Como filosofía personal, Maxime y Agathe ven la panadería como un rubro artesanal, por lo que no buscan producir industrialmente, sino todo lo contrario. En Madeleine, el énfasis en los detalles es esencial y se refleja claramente en la calidad de cada una de sus especialidades. 


Por lo anterior, el trabajo detrás de cada pan o producto de bollería llega a ser más complejo de lo que uno podría suponer. Como explica Maxime: “El perfeccionamiento de una buena baguette puede requerir hasta seis meses de estudio minucioso. En este proceso, los panaderos no sólo invierten tiempo y dedicación en su propio trabajo, sino que también se esmeran en transmitir al equipo de cocina las técnicas esenciales que dan vida a una línea original”.


Para concretar la organización de dos tiendas a la vez, los esfuerzos han sido varios. Actualmente, en la sede de Providencia producen una considerable cantidad de productos que luego trasladan a Ñuñoa en una bicicleta equipada con un amplio cajón.

 

Sus horas de sueño se vuelven algo irregulares debido a la constante dedicación hacia ambas ubicaciones. Todavía nada lo dan por sentado y los esfuerzos son constantes por entregar diariamente una increíble experiencia para todos sus clientes. 


En la búsqueda de innovación, han sumado alternativas externas a los productos que comercializaban inicialmente. De este modo, en colaboración con otros emprendedores chilenos y franceses, han incorporado opciones de diferentes marcas, que incluyen desde barritas de proteína, hasta postres franceses, granos de café, miel y mucho más. Sin dudas, esta mezcla ha enriquecido y vuelto aún más interesante una visita a su panadería. 


Para suerte del público, Agathe y Maxime aspiran en un futuro a abrir una tercera tienda, pero todo a su tiempo. Hoy las preocupaciones son otras, como integrarse a las aplicaciones de delivery y seguir instruyendo a sus increíbles equipos de trabajo. 


Así es que, por ahora, sus fieles clientes pueden seguir disfrutando de una experiencia gourmet que innova cada día y abre un mundo de sabores y calidad para deleitarse con el más puro y fiel estilo francés. 


Direcciones: Condell 1636, Ñuñoa / Santa Isabel 0249, Providencia.

Horario de atención: Miércoles a domingo de 08:00 a 19:30 horas en Ñuñoa / Miércoles a viernes de 08:00 a 19:30. Sábado de 8:00 a 16:00 horas en Providencia.

Teléfonos: +569 8868 4571

Instagram: @madeleine.panaderia


bottom of page