• Idóneo para dietas

Si algo caracteriza a este tipo de pan es su alto nivel de fibra, que lo posiciona como un ingrediente interesante de añadir a la dieta. Es más, su elevado porcentaje lo ubica como una de las recomendaciones más comunes a la hora de iniciar una dieta clásica, pues ayuda a saciar el apetito.

  • Perfecto en caso de estreñimiento

Al ser rico en fibra, este pan favorece la tarea de los intestinos y la propia digestión. Por consiguiente, el posterior tránsito intestinal, estimulando su regularidad.

  • Adiós cálculos biliares

Si ha tenido piedras o cálculos biliares, habrá oído hablar mucho de este pan. A diferencia de los ultra procesados, evita la formación de los cálculos durante el propio proceso de digestión.

  • Apto para personas diabéticas

El bajo nivel de azúcar que produce, hace que sea un alimento idóneo para personas que tienen que controlar y medir bien las cantidades de esta sustancia en la comida. Además, como ayuda a regularla, previene también la obesidad.

  • Reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares

Una de las grandes ventajas que posee el centeno, es su alto nivel de ácido linoléico, un componente capaz, entre otras cosas, de aportar flexibilidad a los vasos sanguíneos. ¿Esto qué quiere decir? Principalmente que favorece el riego y flujo de sangre por el cuerpo, disminuyendo la presión arterial que, en ocasiones, deriva en enfermedades cardiovasculares.

  • Disminuye el colesterol

Además de favorecer el riego sanguíneo, su alto nivel en fibra estimula la eliminación del colesterol malo del cuerpo (que se adhiere a las paredes de las arterias causando fuertes y punzantes dolores en el pecho), que puede llegar a crear insuficiencias cardiacas, entre otros malestares.

  • Combate la inflamación

A diferencia de lo que se suele pensar, el pan de centeno sí posee gluten y, por tanto, provoca intolerancia en personas celiacas. Eso sí, a diferencia del tradicional pan de trigo, el centeno es libre de aglutitina, un tipo de componente que insta y promueve la inflamación durante la digestión.

  • Mejora la salud menstrual

Numerosos estudios han relacionado el alto nivel de fibra del centeno con su capacidad especial para mejorar la función intestinal de las mujeres posmenopáusicas.

  • Fortalece los huesos y los dientes

Si hay algo que destaca por encima del resto en la composición del centeno, es su alto porcentaje de fósforo, un mineral que ayuda a desarrollar y fortalecer el esqueleto y, asimismo, los dientes. Con su ingesta se reduce la posibilidad de sufrir fisuras o roturas graves.

  • Mejora la piel y fomenta el crecimiento del cabello

Gracias a su composición rica en elementos como el zinc, el magnesio, el calcio y el hierro, el pan de centeno se posiciona como un ingrediente interesante a la hora de retrasar los signos del envejecimiento prematuro. A su vez, estimula y acelera el crecimiento del cabello.

  • Proporciona una dosis extra de energía

A través de su composición, rica en proteínas, el cuerpo es capaz de obtener una dosis extra de energía. Además, al contar con un elevado nivel de vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5 y B9), ayuda a prevenir la sensación o los signos de fatiga en el cuerpo, llegando a optimizar su rendimiento.

  • Previene la aparición de algunos tipos de cáncer

Algunos estudios evidencian que, con su ingesta y gracias a sus altos índices de antioxidantes, este tipo de pan es capaz de prevenir algunos tipos de cáncer como el de próstata, de mama y de colon.


POR MARINA VÁZQUEZ.

5 visualizaciones0 comentarios