Siguiendo con el artículo publicado en la edición anterior, que se refiere a la influencia de los inmigrantes en la formación de la panadería en el país, en esta edición repasamos a otras colonias que son destacadas en el libro “Siglo XX: Historia de Nuestra Panadería”, de José Yáñez, Lucio Fraile y Marcelo Gálvez.


Catalanes


Los emigrantes catalanes, aunque fueron mucho menos numerosos que los de otras colectividades, tienen una especial relevancia, porque son los primeros que se establecieron como industriales panaderos en Chile.

De los pioneros en llegar identificamos a don José Plá (en 1893), quien fue uno de los fundadores y el presidente inicial de la asociación gremial de empresarios panaderos del país. Este reconocido colega era dueño de la panadería París, en el barrio Estación Central, la cual tuvo su origen hacia el año 1870 (presumimos como negocio de un industrial francés). A él se sumaron los hermanos Antonio, Andrés y José Ferrer Torres, quienes posteriormente se asociaron con Antonio Ferrán Ferrer en la panadería San Camilo.


Asimismo, entre otros catalanes que logramos identificar en relación esta actividad, encontramos a: Alujas Martín; Bonfill B. Antonio; Campeny Vilarnau Agustín, Andrés y Antonio; Casasampere Silvestre Alfonso, Rafael y Roberto; Esplugas José y Roberto; Isarn Solé Juan; Rabat Comella Antonio: Riumalló Plá Joaquín, José y Salvador; Sanz Escofet José; Solans de la Cuerda Eduardo; Solé Bosch Felipe; Solé Macario y, Vila José.

Y también están algunos que específicamente eran mallorquines, los cuales estuvieron encabezados por: Delfau Sala Alberto; Ferrer Salas Ramón y Truyol Perelló Francisco.


Castellanos


Otro de los grupos de inmigrantes que se avecindaron en Chile al amparo de la industria panadera, fueron los castellanos -provenientes en su mayoría del poblado de Castrodeza, localizado a 23 kilómetros de Valladolid, y que actualmente cuenta con poco más de 170 habitantes-. De la zona de Castilla consignamos a los siguientes: Álvarez Álvarez Antonino, Aquilino, Fernando y Pedro; Álvarez Manuel; Arroyo Valles Francisco; Barajas Martínez Julián; Bolzoni Eutiquiano; Cordón Sardinero Vicente; Fernández Gómez Isaías y Maximino; Fraile Fraile Acacio y Sixto; Gallego David; González Gallego Daniel y Teófilo; González Méndez Vitalicio; Justel Morán Santiago; Mansilla Vásquez Ramón; Martínez Floriano; Martínez Gallego Florentino; Martínez Pascual Ciriaco; Pérez Rodrigo; Sánchez Gato Rafael y Vicente; Valles González Ángel, Félix y Julián; Valles Fraile Ignacio, Julián y Lucio; Valles González Urbano; Valles Manuel y Valles Méndez Mariano y Maximiliano.


Navarros-Vascos


Por la información que pudimos recopilar, la gran mayoría de estos inmigrantes provenía del valle del Baztán (ubicado a 58 kilómetros de Pamplona, con una población que hoy bordea los 8.000 habitantes). Los primeros en venir a Chile fueron los hermanos Fermín y José Borda Barazabal, quienes al poco tiempo se consolidaron como destacados industriales panaderos y molineros. Ambos se casaron con dos hermanas de don Pedro Aretxabala (también importante empresario del sector).

Don Fermín Borda arribó en 1910 y se desempeñó primero como repartidor, para después adquirir la panadería La Nacional, en la calle Lingue, en sociedad con su hermano José, con quien más tarde llegó a tener 17 panaderías y 2 molinos. Cabe señalar que don Fermín fue vicepresidente del gremio de Santiago en el año 1935.

Dado el notable éxito de su gestión comercial, comenzaron a contratar a varios de sus “paisanos” del valle de Baztán para que trabajaran en sus establecimientos, ocasionando con ello una segunda fase de esta cadena emigratoria. En ese contexto, se avecindaron en el país entre otros: Aguerre Iribarren Pascual; Aguerreberre Irigoyen Manuel; Agurreberre Idoate José Ignacio; Alsua Sanchotena Pedro; Alsuaga Donasa Miguel; Arbea Barreneche Antonio; Arbea Barrenechea Pedro; Arguinarena Elorga Pedro; Ariztía Ainzuburu Joaquín; Arrazota Larrondo Vicente; Arraztoa Larrondo Juan Miguel; Arraztoa Larrondo Pedro; Arrosemena Elisetche Rafael; Arruferia Mihura José; Arruferia Mihura Ramón; Azcárraga Echeverría Luis; Bernal Mihura José; Borda Arrastegui Bautista; Córdoba Mendicoa José; Cruz Istilart Arraztoa Juan; Del Hierro Amorena Vicente; Diarrazarri Videgain José; Dorregaray Michelanera Ramón e Ignacio; Dualde Ezurmedia Dámaso; Echenique Orgambide Emiliano, Pedro y Simón; Elizalde Iturralde Javier y Jesús; Eychart Juanandi Martín; Ezurmendia Duhalde Ambrosio; Fernández Alemán Miguel; Gamio Irigoyen Eusebio; Garchorena Vergara José; Goñi Inda Fermín; Gortari Santesteban Francisco; Halty Córdoba Manuel; Huarte Huarte Martín; Hyherregaray Alzualde Bernardo y Santiago; Idiat Mendioca Juan; Ilzauspe Irigoyen Tomás; Ilzauspe Suquilvide Eusebio; Inzauspe Irigoyen Francisco; Iriarte Aguerreberre Ignacio y Joaquín; Iribarren Urrutia Eusebio; Irigoyen Icarte Julio; Irigoyen Larralde Martín Antonio; Iriondo Inanue Balbino; Irisarri Hualde Juan; Jaimerena Borda José; Juanicotena Salaburu Francisco y Remigio; Juanicotena Urrutia Manuel; Larregui Sanzberro Narciso; Mendiburu Vergara Casimiro, Javier y Juan; Mendicoa Iriberri Pedro; Mendicoa Salaburu Antonio; Mikelarena Vertiz Martín y Pedro; Miura Echeverría José; Mortalena Salaburu Timoteo; Mortalena Suquilvide Victorio; Neol Lazcano Hipólito y Pedro; Olaechea Ancizar Juan y Manuel; Olagaray Aguerrebere Leandro; Ondicol Santesteban José y Sótero; Oroz Erro Bernardo y Honorio; Oroz Zubiri Macario; Otondo Dufurrena Agustín; Otondo Larrondo Ponciano; Otondo Suquilvide Gregorio, Miguel y Toribio; Perurena Santesteban Joaquín; Puente Celayeta Lucas; Saharrea Arestizabal Santos; Santesteban Larrondo Pedro; Sanzberro Iriarte Julián; Sarratea Mendiburu Ramón; Suquilvide Arregui Ramón y Vicente; Ugarte Huerte Juan; Urquiola Arsuaga Esteban; Vaquero Hualde Miguel; Verasategui Indaburu José; Vicente Apecechea Toribio; Videgain Seminario Eusebio; Yrurueta Avelino y Martín; Zaldainena Zugarramurdi Julián y, Zugarramurdi Borda Martín.


En tanto, hubo otro grupo de inmigrantes vascos que no procedían del valle de Baztán. Entre ellos encontramos a Eusebio García Izquierdo, quien llegó a Chile en 1906 procedente de Bilbao. Este industrial fue dueño de la panadería Santa Rita (ubicada en calle Serrano 601) y presidente de la Unión de Fabricantes de Pan de Santiago en 1934.

También a José Azcarátegui Azcuenaga, el que se avecindó en el país hacia 1907 desde el barrio de Basurto en Bilbao (fue luego director de Unipan). A Juan Aretxabala, quien vino en 1934 desde Vizcaya junto a José Alday Baracaldo (vicepresidente de la Unión de Fabricantes de Pan de Santiago) y su hermano Nicolás, los que juntos tuvieron la panadería Vicuña Mackenna, en el número 835 de la misma calle y la Cantabria, en Mapocho 4389, para luego formar el Molino La Estampa.

Por último, destacan los nombres de José Azcarátegui Aspiricueta, oriundo de Bilbao y de Fernando Barrondo Olano, proveniente de la aldea de Ubidea en la provincia de Vizcaya.

41 visualizaciones0 comentarios