Elegir una alimentación vegana no tiene por qué ser sinónimo de resignar sabores. Para cada alimento existe un reemplazo que puede ser utilizado tanto en pastelería como para elaborar todo tipo de platos. Y trabajar en esto puede ser una gran oportunidad para nuestra industria.


Según la Organización Mundial de la Salud, optar por llevar una dieta vegana ayuda a prevenir enfermedades cardíacas, hipertensión, cáncer, obesidad, diabetes tipo 2 y las de origen zoonótico, como el Covid-19, informan desde Million Dollar Vegan, donde intentan "romper con los prejuicios" de este tipo de alimentación para "abrir paso a nuevas formas de comer, con platos simples, ricos y nutritivos que también resulten más económicos en el día a día. Creemos que acceder a alimentos de origen vegetal y a información sobre veganismo, es un derecho de todas las personas", explica Jacqueline Guzmán, gerente de campañas en Argentina.


Para realizar platos elaborados y pastelería, existen reemplazos veganos de los ingredientes tradicionales. Sólo hay que tener en cuenta que algunos de ellos requieren una pequeña elaboración previa. Le contamos algunos tips para no fallar:


  • Puré de manzana: Aceite, manteca y huevo en tortas, pan, galletitas y muffins. La proporción es 1:1. Por ejemplo, media taza de aceite equivale a media taza de puré de manzana y, en el caso del huevo, la equivalencia es 1 huevo = ¼ de puré de manzana. Atención: Para que funcione esta sustitución, se debe colocar polvo de hornear, por lo tanto, si la receta no lleva, colocar 1 cucharadita por cada ¼ de taza de puré de manzana.

  • Semillas de lino o chía molidas: Imitan las propiedades adherentes del huevo en panificados (panes, tortas, muffins, etc.). La equivalencia es 1 cucharada de semillas molidas + 3 cucharadas de agua = 1 huevo. Para moler las semillas, colocarlas en la licuadora o procesadora en seco; luego mezclar una cucharada de la preparación con 3 cucharaditas de agua, integrar y dejar reposar durante 5 minutos para que espese.

  • Banana pisada: Sustituto del huevo. Aporta humedad y dulzor a las recetas con productos de origen vegetal. Se recomienda añadir más cantidad de polvo para hornear, a fin de evitar que el resultado sea denso. La proporción es media banana madura aplastada, lo que equivale a 1 huevo.

  • Harina de garbanzo: Reemplazo del huevo. Su poder aglutinante y agente leudante la convierten en una buena elección, por ejemplo, para hacer bizcochos, galletitas y pastas. Hay que mezclar 3 cucharadas de harina de garbanzo con 3 cucharadas de agua por cada huevo que indique la receta original, hasta que quede una pasta consistente y cremosa.

  • Aquafaba (es el líquido de cocción de los porotos y otras legumbres como los garbanzos): Se usa para elaborar merengues, mayonesa, crema batida, mousse y espesantes. Es revolucionario no sólo por las posibilidades culinarias que nos abre, sino también porque es un producto que cualquiera puede tener en casa. Es fácil de obtener y muy barato para reemplazar al huevo. Su mezcla de almidones, proteínas y otros sólidos vegetales solubles, que migraron de las semillas al agua durante el proceso de cocción, le da a esta sustancia un amplio espectro de propiedades emulsionantes, espumantes, aglutinantes, gelatizantes y espesantes.La tabla de medidas es: 1 huevo = 3 cucharadas (45 ml), 1 clara = 2 cucharadas (30 ml) y 1 yema = 1 cucharada (15 ml).

Fuente: https://www.parati.com.ar/




11 visualizaciones0 comentarios