top of page

Industriales premiados del 2022


Como ya es una tradición, en el contexto del evento de la final del concurso La Mejor Marraqueta, se entregaron premios a los industriales panaderos destacados por el gremio. En este caso, a los mejores del 2022, quienes fueron los siguientes.



Inmigrante Español Destacado de la Industria: MARCIAL GONZÁLEZ VIERA

Llegó a Valparaíso en barco, en el año 1965, proveniente de las Islas Canarias, en Lanzarote, España. Allá conoció a su mujer, hija de una familia comerciante dedicada a las panaderías, con quien formó una familia y tienen 2 hijos.

Desde su arribo a Chile estuvo buscando siempre la oportunidad de proyectarse en el comercio. Es así como, después de años de trabajo y esfuerzo, logró establecer su primera panadería en 1968. Se llamó “San Pancracio” y estaba ubicada en Puente Alto, en Coquimbo 191.

Posteriormente, en 1978, en sociedad con su mujer creó e inauguró una segunda panadería, denominada Lanzarote. Estaba en calle Marcos Pérez, número 502, también en Puente Alto.

Ambas destacaron por una gran trayectoria y por ofrecer servicios de buena calidad a sus clientes. Además, por ser partícipes del desarrollo económico y social del país.

En el año 2021 abrió una pastelería, con la finalidad de satisfacer las necesidades demandadas por sus compradores.

Hoy las panaderías se encuentran en una etapa de reestructuración, con el objetivo de adecuarse a los nuevos desafíos de la industria, pero siempre manteniendo el principio de brindar un pan de excelencia.


Trayectoria Gremial: JOSÉ BARJA YÁÑEZ

Nació en Santiago el 16 de abril de 1959. Es hijo de Benjamín Barja y Remedios Yáñez.

Junto a su hermana Salesa, crecieron al alero de la tradición panadera, actividad que sus padres desarrollaron al llegar a Chile, provenientes de Galicia, en España.

Desde muy niño acompañó y ayudó a sus padres y tíos en el trabajo diario de las panaderías. El esfuerzo, la perseverancia, dedicación y rigurosidad, fueron valores que acogió desde muy temprana edad. Esto, sin duda, marcó lo que sería su exitosa actividad laboral y profesional en el futuro.

Estudió en el colegio Hispano Americano. Al poco tiempo de egresar de enseñanza media, asumió la dirección de panadería Las Rías, debido al fallecimiento de su padre. Junto a su madre se enfocó en hacerla crecer, logrando que ésta alcanzara gran prestigio y entregara valor agregado al barrio en que se encontraba, en la comuna de Ñuñoa.

Se casó en el año 1989, con María José Corvalán. Juntos formaron una interesante dupla en lo profesional y una bella familia con 3 hijos varones. 2 de ellos ya son profesionales y el último está a punto de egresar… casualmente, todos son ingenieros comerciales.

En la actualidad sigue aportando con sus conocimientos y experiencia a la actividad gremial, tarea que desarrolla desde hace décadas, estando siempre dispuesto a colaborar y entregar ideas que puedan aportar a la industria.



Empresaria Destacada de la Industria: CLAUDIA NOVA

En 2017 Manuel Álvarez compró y se hizo cargo de la panadería Vista Hermosa de Recoleta, que era de sus padres. 3 años más tarde, su esposa Claudia, titulada y habilitada para ejercer como abogada, se unió a trabajar en el establecimiento.

Claudia Nova ha sido clave en modernizar y optimizar la producción de la panadería. Además, en mejorar la imagen en el salón y la presentación del personal de atención al cliente.

También ha impulsado la oferta de una mayor variedad de productos, como panes reducidos en sodio, algunos típicos para colonias de inmigrantes que viven en la zona, y en comenzar el trabajo con masa madre.

A su vez colaboró en diversificar los canales de comercialización. Y en ese sentido, lograron desarrollaron la venta institucional. Así se incorporaron en el Convenio Marco, licitaron y se adjudicaron las cuentas de dos hospitales de zona y un regimiento.

Hoy Claudia, como abogada, se preocupa de estudiar las nuevas normas y la forma en que deben aplicarse. Y con orgullo puede decir que no es la esposa de un panadero, sino una industrial fuerte, destacada e innovadora.



Trayectoria a la Industria: SARA HUERTA ALARCÓN

Es profesora básica de profesión. Su llegada al sector se produjo porque se casó con el hijo de una familia de tradición panadera. Y para dedicar más tiempo a su propia familia, renunció a su empleo. Pero como a los 5 años de matrimonio, quedó sola con sus niños.

Sin trabajo, ni dinero, tuvo que volver al hogar de sus padres, con sus 2 pequeños hijos, comenzando a trabajar en algunos colegios y sin casi poder ver a sus niños a diario.

Entonces, un amigo de la familia de su ex esposo, Jesús Arguinarena, le propuso hacerse cargo de la panadería Lo Franco. Aunque no tenía experiencia en el rubro, aceptó el desafío, pues tendría un sueldo y un hogar donde vivir, en el mismo establecimiento.

Llegó al lugar en el año 1981. Al principio lloraba todos los días en la enfriadera. Estaba asustada y pensaba que no sería capaz. Claro, porque no se trataba sólo de sacar adelante el negocio, sino que había que terminar de pagar el local.

Se levantaba como a las 4 de la madrugada a despachar el pan y luego seguía con las otras labores habituales del área administrativa.

A los 7 años de administrar la panadería la arrendó y luego la compró en sociedad con su hijo mayor. Dice que ha trabajado duro todos estos años, pero eso la ha hecho muy feliz.

A su vez, indica que la panadería le permitió estar más cerca de sus hijos, darles una buena educación y vivir bien. Para ella no ha sido un sacrificio, sino que una oportunidad de tener una vida mejor y una familia unida.



Empresario de Mayor Desarrollo: JULIO FERNÁNDEZ, DUEÑO DE PANADERÍA EUSKADI

Nació en Palmilla, Nacimiento, en la Región del Bío Bío. A los 12 años comenzó a trabajar con sus padres y hermanos produciendo y vendiendo carbón, entre otras actividades relacionadas al campo.

En 1982, con tan solo 18 años, llegó a Santiago. Desde entonces ha estado familiarizado con la industria de la panadería. En sus inicios comenzó como aseador. Los 20 años siguientes fue repartidor… siempre dando el 100% y con una sonrisa en su rostro.

Fue entonces que, en el año 2004, Jesús Arguinarena le dio la oportunidad de su vida: Tener su propia panadería y poder crecer junto con su familia de forma independiente.

Con mucho esfuerzo y sacrificio logró abrir las panaderías San Manuel y Euskadi, las que han sido los pilares fundamentales para emprender en el largo y esforzado camino del pan.

La frase que mejor lo define es: “el secreto del éxito es amar lo que haces”, porque si hay alguien que le dedica su vida al pan y a sus panaderías, es él. Y lo hace como un luchador innato, que es feliz con las cosas sencillas de la vida y no espera recibir algo a cambio.


bottom of page