El día de San Valentín es una festividad de origen cristiana, que se celebra cada año el 14 de febrero como conmemoración a las buenas obras realizada por san Valentín de Roma, que están relacionadas con el concepto universal del amor y la afectividad. Fue concebida por la Iglesia católica como contrapeso a las celebraciones paganas que se realizaban en el Imperio romano y también es una de las primeras fiestas que significaron la expansión del cristianismo, por lo que es conocida como un evento cultural relevante desde lo religioso y desde lo laico.


La leyenda principal indica que san Valentín casaba a soldados con sus damas en las bodegas de las cárceles del Imperio romano, en los tiempos en que el cristianismo fue prohibido por el Emperador Claudio II. Los escritos afirman que ese emperador, al enterarse de los votos matrimoniales que realizaba el santo, mandó capturarlo para reprenderlo y expulsarlo de sus territorios, pero que por influencia de otros altos funcionarios, mandó a decapitarlo.


Posteriormente la Iglesia católica, ya como religión oficial de Roma y con el papa Gelasio I como líder, buscaba la eliminación de las celebraciones donde se sacrificaba a perros y cabras, y con la piel ensangrentada y desollada, se formaban látigos improvisados para apalear a las mujeres y asegurar su fertilidad. Entonces, se escogió la vida noble de Valentín para que representara el amor entre humanos en el día 14 de febrero del nuevo calendario gregoriano.


Hay registro de que el primer día de San Valentín se conmemoró el 14 de febrero del año 494. Fue una celebración oficial en la Iglesia católica hasta que el papa Pablo IV dejó de considerarla y, finalmente en 1969, durante el Concilio Vaticano II se eliminó de forma definitiva del calendario litúrgico.


Desde el punto de vista popular, la fiesta de San Valentín es interpretada como una oportunidad para recordar el amor y el cariño, independientemente de la religión que se profese y sin importar la orientación sexual de las personas.


Desde mediados del siglo XX, la mercadotecnia del capitalismo creó productos relacionados a este evento, lo que llevó esta fiesta a lugares donde no se práctica el cristianismo y/o donde ni siquiera están presentes las costumbres occidentales.

A su vez, el nombre del Día de San Valentín fue variando hasta transformarse en el Día de los Enamorados y/o Día del Amor y la Amistad.


INNOVAR

Hoy el Día de los Enamorados es la segunda festividad del año (después del Día de la Madre) con mayores ventas en pastelerías y panaderías. Por eso debemos aprovechar esta fecha con una variada oferta de productos.


Agnes Abusleme, gerente de marketing de Puratos, afirma que “siempre es importante estar abierto a innovar, a probar nuevas propuestas que permitan tener una oferta diferenciada para fechas especiales. En este caso particular se podrían decorar piezas de panes con una plantilla o stencil con una frase o un diseño alusivo, colocados sobre las superficies de los panes y espolvoreados con harina antes de entrar al horno. Ello permitiría aportar un elemento decorativo para darle un toque distintivo a las piezas de pan, sin tener que realizar cambios importantes en la producción”.


“También existe la posibilidad de realizar algunos cortes en las piezas de pan, sean crocantes, suaves o dulces, para dar una forma, por ejemplo, que asemeje un corazón y con esto permitir que los clientes finales lleguen con un pan especial a casa en ese día”.

Otra sugerencia para quienes hacen productos hojaldrados, “es jugar con los colores y rellenos para poder tener una oferta dulce dentro del área de panadería”.


Sobre el apoyo que su empresa puede dar para mejorar la oferta en esta fecha, explica que “además de contar con una amplia gama de productos innovadores y materias primas para los sectores de panadería, pastelería y chocolatería, Puratos tiene un equipo técnico de primer nivel especializado en las diferentes áreas, que puede prestar asesorías y capacitaciones a todo tipo de negocios según las necesidades que se vayan presentando”.


Destaca a su vez, que están inaugurando un Innovation Center, que tiene como objetivo “ayudar a nuestros clientes a crear los mejores productos terminados, ofreciendo capacitación especializada en todos los aspectos del desarrollo de productos. Además, da apoyo para generar soluciones a medida que permitirán elaborar productos que atraigan directamente a su mercado clave. Por último, ayuda a establecer objetivos realistas de rentabilidad, que puedan analizarse y establecerse para todas las categorías de productos”.


Destaca –además- que Puratos ofrece una serie de soluciones innovadoras que permiten estar a la vanguardia de las últimas tendencias. “Por ejemplo, nos dimos cuenta que la textura era un nuevo valor en pastelería y de ahí nació Smoobees, un producto que aporta una textura suave, sabor, color y una renovada experiencia en boca”.


“Gracias al estudio de tendencias que realizamos todos los años (Taste Tomorrow), detectamos que los consumidores esperan productos con menos azúcar, pero al mismo tiempo quieren más ingredientes con beneficios para la salud e ingredientes que provengan de la naturaleza. De ahí que lanzamos una completa línea reducida en azúcar y plant based que no compromete la calidad de los productos”.


En tanto Gustavo Rosenthal, gerente de marketing de Master Martini, señala que cada año El Día del Amor toma más fuerza y “la pastelería del sector debe posicionarse como una opción con productos relevantes para la fecha… Y para venderlos, la clave es publicitar y anunciar la oferta especial para ese día”.


Para innovar este año, recomienda considerar productos reducidos en calorías, sin lactosa y veganos, por tener una demanda cada vez más grande y abierta para todo tipo de personas. “La base de todos nuestros productos es vegetal, por lo que pueden responder a esa tendencia. Tenemos una familia de chocolates, cremas, margarinas, aceites, etc. y cada día se están desarrollando nuevas líneas de productos orgánicos, veganos y libres de lactosa, que están al servicio de la industria”.


Y cuentan, además, con una completa línea de margarinas de hojaldre y horneo, de origen vegetal y en todos los formatos.


Como otros productos saludables, Rosenthal destaca una completa línea de bebidas vegetales de arroz, avena, soya, almendra y otras. “Productos cada vez más requeridos por reemplazar, entre otros, a la leche de origen animal”.


En pastelería sugiere utilizar sus cremas vegetales. Algunas de ellas desarrolladas específicamente para el mercado vegano. Resalta la crema vegetal Monna Lisa, especial para decoraciones, con alta resistencia y gran rendimiento.


Al considerar las altas temperaturas de verano, el ejecutivo también recomienda regalar en el Día del Amor alimentos de pastelería congelada, así como potenciar la heladería. “Ésta es muy apreciada entre los clientes y un complemento perfecto para la pastelería en Chile”.


Indica que Master Martini entrega asesoría, junto a una gran variedad de insumos y equipamiento para la creación de una heladería artesanal italiana. Ello, con un bajo costo de implementación inicial para este atractivo negocio.


Por último, en cuanto a motivar las ventas para el Día del Amor, Rosenthal considera clave tener “un surtido especial para la celebración, pero antes hay que promocionarlo y darlo a probar para que el público lo encargue”. A su vez apunta a crear productos especiales para ese día, tales como “una torta, un pastel, galletas, etc., que destaquen por sí solos y después puedan incorporarse a la oferta permanente”.

9 visualizaciones0 comentarios