top of page
FEBRERO_2024_ARTEBIANCA_BAJA.jpg

LA IMPORTANCIA DE CREAR BUENAS RELACIONES LABORALES




En las últimas décadas el entorno, la seguridad y la estructura del trabajo han sufrido profundas modificaciones. Existe un aumento acelerado del uso de tecnologías y maquinarias más especializadas, así como la utilización de conceptos diferentes en torno a la organización de la producción, tales como la optimización y búsqueda del máximo rendimiento. 


Hoy los clientes y consumidores quieren rapidez en la atención y una mayor gama de productos e innovación. En la misma línea, se espera que el trabajador esté dispuesto a afrontar todos estos cambios y exigencias, que sea creativo y proactivo y que se comprometa con su labor aún a costa de la vida personal y familiar. 

Estas transformaciones en el mundo laboral traen como consecuencia riesgos para la salud de los trabajadores y empleadores en sus lugares de trabajo. De allí, la importancia de poner en cada puesto a la persona más apta, de acuerdo a sus condiciones personales. Así se evitarían grandes tensiones que son tremendamente perjudiciales para la salud de los equipos y la productividad de la empresa.

¿Por qué es importante capacitar a nuestros colaboradores?

En muchos lugares existe un incremento constante de la intensidad y las exigencias del trabajo, y cuando el trabajador se ve expuesto a tareas para las que no está motivado, preparado o prevenido, cuando debe manejar tecnologías y máquinas para las que no ha recibido un adecuado entrenamiento, esto se convierte en una fuente de gran frustración. Entonces, uno comienza a reflexionar y a tomar decisiones de dónde y en qué áreas se debe potenciar y desarrollar más el talento, porque no se trata de cambiar al personal, sino de mejorarlo. Cuando a los trabajadores se les permite hablar y estos se sienten en confianza de hacerlo, el crecimiento de los equipos y de la empresa se vuelve más acelerado. 

Fomentar buenas relaciones laborales dentro de nuestras empresas requiere de esfuerzo y compromiso tanto del empleador/a como del trabajador/a. Los primeros debemos saber comunicar y despertar el interés y culturizar haciendo ver la relevancia de desarrollar nuevas competencias y, los segundos, deben romper más que nunca la resistencia o el prejuicio sobre la complejidad de poder aprender. Ya es notoria la dificultad de muchas empresas para cubrir puestos de trabajo, lo cual frena el crecimiento y amenaza la sustentabilidad. 

Al comprender que el mundo empresarial de estos nuevos tiempos puede ser una fuente emergente de mucho estrés, principalmente por la calidad de las relaciones y todos los cambios operativos y tecnológicos que han producido reformas complejas al interior de las empresas, comencé a concienciar sobre la importancia de la prevención y de crear hábitos que aseguren la salud y seguridad de nuestros trabajadores en todas las áreas. Hábitos que reduzcan los daños a la salud mental y física que se puedan ocasionar por el trabajo y que sean capaces de mejorar la productividad de nuestros colaboradores bajo una visión preventiva.

Promover adecuadas condiciones del lugar de trabajo también es muy significativo para un ambiente laboral de bienestar, ya que cuando no se ofrecen las garantías de seguridad y un ambiente emocional adecuado o cuando hay lugares con poca luz, desordenados, con mucho ruido, con mala distribución de máquinas u objetos, los trabajadores comienzan a desmotivarse y a no colaborar.

Finalmente, hay que fortalecer el diálogo y la comunicación entre el trabajador/a y el empleador/a.  De este modo se evitarían grandes conflictos, ya que en algunas ocasiones un mal trato o una mala broma pueden llevar al trabajador a sentirse ofendido, humillado o resentido, terminando todo ello en acoso laboral. Las relaciones interpersonales entre nuestros trabajadores también son cruciales para cuidar el ambiente de bienestar en la empresa. Cuando el ambiente laboral hace que las personas no se lleven bien entre sí, produce un desgaste emocional importante por incapacidad de interacción normal, dañando significativamente a los equipos y dividiéndolos. Y a veces, por querer perjudicarse unos con otros, le hacen daño a la empresa en términos materiales o de imagen. 

Lograr buenos ambientes laborales es algo muy valorado por los colaboradores y eso se transmite hacia nuestros clientes y consumidores. En nuestra empresa Ralún se respira un ambiente de amistad y colaboración, lo cual repercute en la calidad de nuestro producto y servicio. Nuestra cultura es estar siempre comunicados y alineados bajo la visión y misión de nuestra empresa, porque un equipo motivado y comprometido es un equipo productivo. Por ello, resolvemos nuestras problemáticas de manera rápida y eso se logra porque se vive un espíritu de genuina colaboración, donde las situaciones se conversan. Hay apoyo mutuo y esa unión hace que el resultado de nuestro trabajo sea excelente. Animo a todas las empresas a promover espacios de trabajo motivantes para que nuestros trabajadores y las nuevas generaciones puedan llevar a la práctica todo lo aprendido de manera positiva y se encanten con nuestra industria. Ese es nuestro compromiso y anhelo. 


Abelardo Novoa.

Dueño Panificadora Ralún

Director Indupan Santiago

bottom of page