top of page
GRAFICA SE BUSCA LMM_2024_1080x1080.jpg

La Pizarra:PIZZAS ARTESANALES, PASTAS Y MÁS




María José Muñoz e Ignacio Schmidt dieron vida hace 13 años a la pizzería La Pizarra, buscando tener un restaurante de barrio que fuera atractivo y diferente para el sector en donde se instalaron, en la comuna de La Reina. Ello, porque en esa época no había muchos locales en la zona, sólo un lugar de comida peruana y una sandwichería, por lo que tuvieron muy buena recepción de parte de los vecinos.

Hoy cuentan con carta súper variada, que contempla, por ejemplo, tapas y entradas, desde luego pizzas y pastas, así como también ensaladas y postres caseros. Sólo las pastas no las producen directamente, aunque las compran a una persona que las elabora de manera artesanal.

María José afirma que lo que caracteriza a La Pizarra es la calidad. “Es algo que nos interesa mucho y nos preocupamos de que esa calidad se mantenga, de modo que los clientes se queden siempre con la sensación de haber probado el mismo plato cada vez que nos visitan. La idea es que nos reconozcan por ese atributo y sepan que este es un lugar rico para venir a comer, donde pueden encontrar de todo”.

A su vez, otro de los detalles que les imprime un sello inconfundible, son precisamente las pizarras, las que ofrecen a los comensales -en especial a los niños- para que dibujen o pinten mientras esperan por los alimentos. De hecho, algunas de esas “obras” son retocadas luego por una dibujante y exhibidas por un buen tiempo en el local. “La idea es que sea algo lúdico y entretenido, y que en tanto las personas conversan, puedan crear y explorar su sentido artístico”.



Respecto de su preparación ancla, nos comenta que las pizzas son a la piedra, de masa bien delgada y tienen hartos ingredientes. Son bastante grandes y muy variadas. Asimismo, en el último tiempo han innovado con un producto que llaman Piadina, el cual consiste en una especie de sándwich de pizza doblada, que rellenan con palta, queso, camarones, salmón, etc.

Sobre el tipo de público que más los visita, María José puntualiza que “esta es una pizzería de barrio, con lo cual viene el vecino desde hace 10 años, viene el niño, la abuelita, los papás y en las noches gente más joven. Es un público bien variado”.

Reconoce que la pandemia les pegó bastante duro, por lo que están en un periodo en el que buscan afiatarse nuevamente, pagar todas las deudas e ir creciendo de a poco, pensando tal vez en expandirse más adelante con otros establecimientos. También tiene la idea de franquiciar la marca en una etapa posterior, de hacer sus propias pastas y elaborar productos congelados, pero el objetivo central es recuperar primero la estabilidad operacional y financiera.

Por último, nos indica que siempre están buscando incorporar innovaciones. Así, cada año renuevan su carta y en el último tiempo han sumado, con gran éxito, pizzas veganas e integrales. Junto a ello, igualmente ofrecen especialidades diferentes como las berenjenas a La Pizarra (fritas, con una salsa dulce), postres tradicionales como el tiramisú y un renovado servicio de bar a cargo de un bartender premiado que prepara coctelería de autor.


Comentarios


bottom of page