top of page
GRAFICA SE BUSCA LMM_2024_1080x1080.jpg

SEMANA SANTA PANADERA




Más allá de las ventas tradicionales, podemos reposicionar esta fecha con un giro 100% panadero, apoyados en la historia y el simbolismo.


Lo habitual en Semana Santa es reforzar la venta de los productos de chocolatería y pastelería, ofreciendo huevos de pascua y dulces tradicionales para deleitar, sobre todo, el paladar de los más pequeños. En esa lógica, la panadería deja un poco de lado sus elaboraciones más representativas, volcándose hacia especialidades que no siempre tiene disponibles durante el año.   


Pero por qué no repensar el enfoque y privilegiar derechamente al pan en esta fecha especial, posicionándolo como una alternativa para compartir y revalorizar una fiesta religiosa que a veces pierde el rumbo en función de una mirada en extremo comercial.

Y para hacerlo, nada mejor que apoyarse en la historia y el simbolismo que el pan representa no sólo para la vida cotidiana del hombre, sino también para su espiritualidad. Por ello, revisamos a continuación algunos argumentos basados en raíces culturales que dan sentido a esta iniciativa.


Simbolismo religioso: En la tradición cristiana, el pan tiene un significado muy importante. Durante la Última Cena, Jesús compartió pan con sus discípulos, instituyendo así el sacramento de la Eucaristía. Por tanto, el pan se considera un símbolo del cuerpo de Cristo y está estrechamente asociado con la práctica religiosa de la comunión. 


Comida compartida: La Semana Santa es una época en la que muchas familias se reúnen para celebrar y comer algo especial. El pan, en sus diversas formas y elaboraciones, representa una oportunidad para que ellas disfruten un momento de cercanía que fortalezca sus lazos.

Elemento de generosidad: Durante la Semana Santa, también se enfatiza la importancia de la solidaridad con los otros, especialmente hacia los más desvalidos. El pan, como alimento básico y nutritivo, puede ser compartido con las personas que lo necesitan como un acto de caridad y compasión, reflejando los valores centrales de esta fecha.

El pan de vida: En el evangelio de Juan, Jesús se identifica a sí mismo como "el pan de vida". En el capítulo 6, Jesús declara: "Yo soy el pan de vida; el que viene a mí nunca tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed" (Juan 6:35). 

En síntesis, el pan no sólo representa la provisión física de un alimento esencial para la población, sino que también tiene un valor que trasciende y va mucho más allá de lo cotidiano, con lo cual merece jugar un rol destacado por sí mismo.





Apoyo de proveedores


La mirada desde la industria proveedora también apunta en esa dirección este año, por lo que es posible encontrar materias primas adecuadas para innovar desde lo netamente panadero.


Simón Melo, gerente de marketing de Collico, indica que “para la mayoría de los chilenos, la Semana Santa es una fecha muy importante en el año. Al revisar las tendencias del mercado, vemos que ellos están cada vez más preocupados de comer mejor, de manera saludable y, por supuesto, sin perder lo rico”. En ese sentido, cree que la panadería puede aportar con productos tan tradicionales como la marraqueta, incorporando variedades como la marraqueta light o panes con chía, maíz y multigranos, que son una excelente opción para acompañar un rico pescado frito o un pebre.


“Recomendamos a nuestros clientes que el foco de esta Semana Santa sea tener una gran variedad de panes donde debe estar presente nuestra reina, la marraqueta, junto con brindar opciones diferentes en alimentos con semillas y light”.


Asimismo, destaca la creación de postres o productos de pastelería con cremas vegetales y usando frutas como complemento a la oferta para esta época. “Entendemos que estar presente en la mesa de los consumidores a través de diversas elaboraciones hechas con nuestra marca es algo relevante”. Y entre los ingredientes Collico a utilizar menciona la levadura fresca, el mejorador Max Eleven y las cremas UHT.

Desde Lefersa también llegan productos especiales para innovar en la fabricación de panes de masa madre, que son muy valorados y apetecidos por estos días en las mesas nacionales. Uno de ellos es Origen, un fermento 100% natural listo para utilizar, fácil de dosificar, sin azúcar ni materia grasa añadida, libre de conservantes, colorantes y saborizantes, que beneficia las propiedades reológicas del amasado y ayuda a elaborar panes con un proceso largo y delicado, que devuelve los sabores más naturales a este noble alimento.


Además, levadura Lefersa Plus, una mezcla de levadura con masa madre y complejos enzimáticos que contribuyen a lograr productos de panificación en forma rápida, facilitando el amasado, otorgando mejor sabor, volumen, dorado, frescura y apariencia en general. Se emplea en todo tipo de panes, masas de pizzas, berlines y masas dulces, picarones, sopaipillas, focaccias, etc.


Marketing y ventas tradicionales


Como todo no se puede cambiar de la noche a la mañana, igualmente debemos considerar en nuestra oferta los productos más típicos de esta celebración. Así, tienen que tener su espacio los huevitos de chocolate, un clásico que en diferentes tamaños y sabores es apetecido por los clientes para regalarlos o disfrutar en casa.

También es el turno de las galletas decoradas con motivos de Pascua y de pasteles o tartas especiales que incluyan, por ejemplo, frutos secos, frutas frescas, chocolate y decoraciones temáticas de Semana Santa.


Lo anterior es necesario complementarlo con algunas estrategias de marketing para reforzar las ventas en el local, tales como promociones y descuentos especiales o productos de edición limitada para la festividad.

A su vez, con una decoración temática que considere colores que evoquen la temporada, como tonos blancos, dorados, verdes y morados. Por último, es recomendable utilizar flores frescas en centros de mesa, decorar las vitrinas y colocar música ambiental relajante para crear un ambiente tranquilo y sereno.



Comments


bottom of page