top of page
GRAFICA SE BUSCA LMM_2024_1080x1080.jpg

SUSTENTABILIDAD El MANEJO DE RESIDUOS en nuestra industria.



Los residuos sólidos no peligrosos o asimilables a domésticos, conocidos comúnmente como basura o desechos, están compuestos en su mayoría por residuos orgánicos (en el caso de las panaderías pueden ser excedentes de materias primas, harina y levadura, entre otros.), envases y embalajes como cartón, papel, madera y, en general, materiales inorgánicos como vidrio, plástico y metales.


Estos residuos provienen de actividades comerciales, así como de algunas industriales y los derivados de sus procesos.


La gestión integral de los residuos sólidos busca transformar la cultura actual de eliminación de los desechos y transitar hacia una que evite la generación de ellos, mediante prácticas de producción y consumo que sean sostenibles. Así, el primer propósito es evitar la generación y, si no es posible, minimizarla utilizando el concepto de las 3R´s (reducir, reutilizar, reciclar). Si esto tampoco es viable, se debe plantear el tratamiento y sólo cuando este último no sea factible, recién se debe pensar en la disposición final.


Asimismo, la gestión de los residuos sólidos presenta complejidades, debido a que sus dimensiones cruzan todos los ámbitos del desarrollo; es decir, primeramente, se requiere la responsabilidad compartida en la participación conjunta de todos los generadores, productores, importadores, distribuidores, consumidores y gestores, tanto públicos como privados.

En el acuerdo de Producción Limpia impulsado por Indupan y desarrollado por empresas socias, se buscó establecer un plan de manejo de residuos, entendiendo como paso inicial la creación de un protocolo para la gestión de residuos. En ese ámbito, reducir la generación de residuos sólidos se consideró como un objetivo posible.





Pese a ese esfuerzo, es cada vez más evidente la necesidad de avanzar en esta dirección mediante instrumentos que impulsen conductas ambientales sustentables y transfieran capacidades preventivas. Por lo tanto, la meta es pasar del manejo tradicional de la basura hacia la gestión integral de los residuos para el desarrollo de ciudades verdaderamente sostenibles.


DEFINICIONES GENERALES

Almacenamiento: Acumulación de residuos en un lugar específico por un tiempo determinado.

Generador: Poseedor de un producto, sustancia u objeto que lo desecha o tiene la obligación de desecharlo de acuerdo a la normativa ambiental vigente.

Gestión de residuos: Proceso en el que intervienen diferentes actividades, todas necesarias, para poner solución a los residuos generados. Está asociada a la generación, almacenamiento, transporte y destino final.

Protocolo: Documento de gestión que describe en forma pormenorizada y secuencial las operaciones que se necesitan en la ejecución de los objetivos definidos.

Luego de la caracterización de los residuos, se debe definir de acuerdo a la realidad de cada

panadería, cuál es la mejor alternativa para la pre-recolección o almacenamiento temporal que se ajuste según sus necesidades. La alternativa seleccionada será parte de lo establecido en su protocolo de gestión de residuos.




NORMATIVA APLICABLE

5.3.1 D.S 594/99 del Ministerio de Salud (MINSAL). “Reglamento sobre condiciones sanitarias y ambientales básicas en los lugares de trabajo”. Art. 19: “Las empresas que realicen el tratamiento o disposición de residuos final de sus residuos industriales fuera de predio, sea directamente o a través de la contratación de terceros, deberán contar con autorización sanitaria previo al inicio de tales actividades.”

Las empresas deberán presentar los antecedentes que evidencien que tanto el transporte, el tratamiento, como la disposición final de los residuos, es realizada por personas o empresas

debidamente autorizadas.

¿Qué empresas están afectas al cumplimiento de este articulo?: Todas aquellas que generen más de 224 kg/mes o 1600 lt/mes de los residuos que correspondan únicamente a papeles y cartones, plásticos (polietilenos, restos de PVC), textiles (hilos, géneros), alambres, fierros, latas, acero, aluminio, cobre, bronce, viruta metálica, tubos, pernos, espumas, maderas (aserrín, virutas, polvos, palos, listones, pallets, despuntes, etc.), huaipe seco sin restos de aceites (libre de solventes y separado del papel), envases que no contengan sustancias peligrosas, neumáticos o cauchos chipeados o trozados u otro residuo considerado como asimilable a domiciliario.

Las panaderías que generen menos de la cantidad reglamentada no están obligadas a regularizar su área o patio de residuos. En el caso que se requiera dicha regularización, deben completar el siguiente formulario: “Solicitud de autorización de disposición final de residuos industriales sólidos NO peligrosos fuera de predio”. Éste se encuentra disponible en la página web de la Autorización Sanitaria de la Región Metropolitana (ASRM).


NUESTRA INDUSTRIA

¿Pero qué estamos haciendo hoy como industria? Le consultamos a 3 empresas que participaron en el APL panadero.

Ignacio Aldama, subgerente de calidad de San Camilo Panadería y Pastelería, nos explica que en lo que se refiere a los avances en gestión de residuos y reducción de la huella de carbono, en el año 2022 la empresa consiguió un significativo ahorro de 353 metros cúbicos en relleno sanitario, lo cual es equivalente a 19 camiones de basura. “Este logro nos permitió superar la meta establecida para dicho año, alcanzando una reducción del 6% de nuestra huella de carbono en comparación con el 2021”.

“Para este nuevo ciclo, nos hemos comprometido a disminuir 30% los residuos en relación con la producción de nuestra fábrica. Y para alcanzar este objetivo, hemos trabajado en la caracterización de los residuos, a fin de detectar su procedencia y agruparlos de forma adecuada. Asimismo, hemos puesto en marcha una estrategia de recuperabilidad que permita darle un mayor valor a los desechos generados”.

Con el propósito de disminuir su huella de carbono, en 2023 se fijaron metas en la gestión del agua y la energía. “Mediremos la cantidad de litros de agua, gas y electricidad que generamos en relación a nuestra producción”.

Otro de los enfoques para este año es la obtención de la certificación ISO 14000 de gestión ambiental en todos los procesos de panadería. De igual forma, en cuanto a sostenibilidad, ampliarán la comunicación sobre los componentes de sus empaques, para brindar orientación a la comunidad sobre cómo reciclarlos o desecharlos adecuadamente.

Angie Gutiérrez, jefa de aseguramiento de calidad de Alimentos Próximo, nos comentó que tienen distintas formas de reciclaje. En el caso del cartón, cuentan con 3 contenedores de 1000 lt para el almacenamiento. Luego, cuando están completos, los llevan a la empresa Recupac para su reciclaje.

Para los plásticos tienen contratado un servicio con la empresa de convenio marco, que cuenta con un sistema integral de retiro de residuos. “Con ellos también tenemos contratado el retiro de basura y esta empresa nos entrega maxi sacos, lo que llenamos con los envases, film y alusa descartados. Cuando estos se encuentran a tope, se solicita el recambio”.

Respecto de los tubos de cartón, que vienen en los film y con las alusas, “tenemos una bodega enrejada en la cual los acumulamos y más tarde los enviamos de vuelta a nuestro proveedor de film y alusas para ser reutilizados en los mismos productos que les compramos”.

La merma; o sea, los productos descartados por calidad (forma, tamaño, tostado), pero que se pueden consumir, se almacenan en una cámara refrigerada para ser vendidos en consumo animal. Otro tipo de producto que sea descartado por motivos diferentes es eliminado.

“Los bidones que contienen productos que compramos para nuestro uso, se almacenan también en una bodega enrejada y están separados de los tubos de cartón. También cuando se llenan se entregan a una empresa de reciclaje que reutiliza estos plásticos para crear nuevos productos”.


Finalmente, los papeles de oficio los reciclamos con la Fundación San José, quienes entregan 2 cajas y cuando se llenan, se llama para solicitar el retiro de los papeles”.


César Álvarez, dueño de Panadería Santa Gema, nos comenta que estableció un procedimiento para separar los residuos, pero que el tema de los plásticos se le ha vuelto un problema, ya que quienes lo reciben los solicitan totalmente limpios, doblados y empaquetados, lo que implica muchas horas hombre y hasta gasto extra de agua. En el caso del aceite y los cartones, los entrega a empresas que lo reciclan.

Pero hay un porcentaje de residuos que no ha logrado disminuir y ello le está generando un gasto bastante significativo en lo que debe pagar al municipio por el retiro. Si bien tiene toda la disposición e interés en seguir mejorando, cree que hacen falta más incentivos y un sistema regular de retiro de todos los residuos que se pueden reutilizar, de modo que la responsabilidad de trasladarlos quede en manos especializadas y no en las de las mismas pymes.


コメント


bottom of page