En esta época muchas empresas deben procurar suplir las labores del trabajador que no está. Y si bien para muchos profesionales puede ser una carga extra, la verdad es que asumir las tareas de otra persona, aunque sea temporalmente, es una oportunidad muy valiosa de aprendizaje y de crecimiento laboral.


Horas extras, mayor carga laboral o una distracción de las tareas diarias. Muchos profesionales ven los reemplazos como algo negativo, ya que significa un esfuerzo adicional para suplir la ausencia de un colaborador, sin dejar de lado la labor propia del puesto. Sin embargo, a pesar que puede ser una actividad cansadora, constituye en realidad una excelente oportunidad a la que se le puede sacar mucho provecho.


La directora en Chile de la empresa de reclutamiento Robert Half, Karina Pérez, explica que “a lo largo de toda nuestra carrera, tengamos o no empleo, es importante buscar instancias para potenciar el desarrollo de la misma. Y asumir la responsabilidad de hacer un reemplazo, no es la excepción”.


Pero ¿cómo se puede aprovechar esta oportunidad? La experta en reclutamiento y desarrollo profesional, identifica cinco beneficios que podemos obtener si asumimos un reemplazo con optimismo y lo vemos como una ocasión que nos puede jugar a favor.


Capacitación: Generalmente el asumir un nuevo puesto, aunque sea temporalmente, implica una serie de aprendizajes y capacitaciones que debe brindar la compañía. Tomar cursos o talleres o aprender el manejo de nuevas herramientas y plataformas representa, sin duda, conocimientos que pueden enriquecer el CV.


Conocer nuevas áreas: Las compañías generalmente se dividen en áreas que funcionan de manera independiente unas de otras. Un reemplazo es una buena oportunidad para conocer cómo opera una división y, por qué no, pensar en reencauzar el crecimiento profesional. Por ejemplo, si se suele trabajar en ventas, este puede ser un buen momento para explorar el área de logística.


Trabajo en equipo: Muchas veces los profesionales se acostumbran a trabajar rodeados de las mismas personas. Conocer nuevos equipos no sólo permite reforzar habilidades de liderazgo o comunicación, sino que también potencia el bienestar y la socialización en el lugar de trabajo.


Posibilidad de crecimiento: Este punto no se trata de quitarle al profesional ausente su puesto, pero es importante cumplir bien con las tareas asignadas, hacerlas con responsabilidad y no ponerlas por debajo de las laborales del cargo original, ya que existe la posibilidad de demostrar nuevas habilidades que impliquen un cambio permanente o incluso un ascenso. Esta es una oportunidad que aplica especialmente para los profesionales jóvenes.


Trabajo temporal: Cada vez más empresas están optando por contratar profesionales de manera temporal, de modo de no sobrecargar sus equipos. “Los trabajos temporales son una excelente opción. Según una encuesta que realizamos en Robert Half, el 72% de las compañías ha optado por profesionales de servicios transitorios para suplir puestos permanentes, y vemos que la gran mayoría de las personas que comienzan en cargos temporales terminan quedándose en la organización”, puntualiza Karina Pérez.

5 visualizaciones0 comentarios